NOTIMEX
2 de junio de 2016 / 04:20 p.m.

México.- El secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, dijo que no se permitirán actos que busquen intimidar o lastimar a los maestros, y ratificó la disposición de escuchar a la CNTE, cuando se regrese a clases, y no para violar la ley.

Ante maestros y estudiantes de la región sur del Estado de México, manifestó que son inadmisibles las detenciones y humillaciones a profesores de Chiapas, e indicó que se colabora con las autoridades de ese estado para castigar a los responsables.

En el acto Acciones por la Educación. Entrega de Vales para Útiles Escolares, expresó que a la propuesta de diálogo de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se le dice “sí”, pero para hablar sobre la implementación de la reforma educativa.

En el recinto ferial de Tejupilco, el titular de la Secretaria de Educación Pública (SEP) dijo que no puede haber diálogo cuando se deja a los niños sin clases, y no puede haber diálogo para violar la ley ni para buscar una excepción.

“Hay disposición al diálogo, pero cuando se regrese a clases, y no a costa de dejar a los niños sin clases ni ara violar la Constitución, señaló el funcionario federal, de acuerdo con un comunicado de la SEP.

Nuño Mayer reconoció a los maestros del Estado de México, y expuso que mientras 40 por ciento de los profesores de todo el país tuvieron resultado bueno o excelente en las evaluaciones del desempeño docente, en esta entidad alcanzaron 55 por ciento.

En este marco, el secretario destacó el compromiso del gobernador Eruviel Ávila Villegas con la educación, e informó que se trabaja para mejorar la infraestructura de más tres mil escuelas, con una inversión de cuatro mil 500 millones de pesos.

Por otro lado, se refirió a los cambios en la ley General de Educación en materia de inclusión en el sistema educativo, en favor de los niños con discapacidad, con mayores instrumentos y mayor accesibilidad en las escuelas, para que nadie quede rezagado en la educación.

Aurelio Nuño Mayer comentó que recorre el país para dialogar con los maestros, cuya mayoría cumple con sus obligaciones, y están preocupados por sus alumnos.