MILENIO DIGITAL
24 de julio de 2015 / 11:31 a.m.

Ciudad de México.- Rogelio Ortega afirmó que ya cumplió como gobernador al atender al estado de Guerrero en crisis, pero admitió que no puede resolver la crisis financiera y por eso pidió a la Comisión Permanente ayudarlo para adelantar la toma de posesión del priista Héctor Astudillo.

"Yo ya cumplí con el llamado de la patria chica, de atender el estado de Guerrero en crisis", aseguró en entrevista.

"Creo que el trabajo que hemos hecho, hizo que pudiéramos garantizar la gobernabilidad democrática", dijo.

Puso como ejemplo de los resultados de su gestión la realización de la jornada electoral del 7 de junio pasado.

Sin embargo, admitió que no puede resolver el boquete financiero que tiene al estado al borde de la quiebra.

"Yo vengo de la academia, no tengo experiencia en el ámbito gubernamental y el asunto es que cuando llegan a la Secretaría de Finanzas o a mi propia oficina, a exigirnos con toda razón liberar recursos, me genera una situación de angustia y la tengo que plantear de manera pública", expresó.

"Ahora en este tramo yo necesito el apoyo de la Secretaría de Hacienda, pero si la solución es que se agotó mi capacidad de gestión, incluso lo digo también, de confianza, dar paso a que vengan las nuevas autoridades y que tengan la oportunidad de gestionar las finanzas del estado".

Dijo que sería irresponsable entregar el estado en números rojos a su sucesor, Héctor Astudillo.

"Yo digo, ya hay gobernador electo, estoy enfrentando una crisis financiera que de no resolverse me va a ir generando a cada rato problemáticas que no voy a resolver".