MILENIO DIGITAL
6 de noviembre de 2017 / 07:57 a.m.

MÉXICO.- Un informe de la Procuraduría General de la República (PGR) revela que en el país hay nueve cárteles del narcotráfico, tres más que los señalados por la DEA, que identificó seis grupos criminales y 11 cabecillas.

Hace unos días la Agencia Antidrogas de Estados Unidos dio a conocer su informe anual Evaluación Nacional de Amenazas de Drogas 2017, donde detalló que en México operan los cárteles de Jalisco Nueva Generación, de Sinaloa, de Juárez, del Golfo, Los Zetas y los hermanos Beltrán Leyva.

Sin embargo, un documento del Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia (Cenapi), de la PGR, con fecha 31 de octubre del presente año, indica que además de las organizaciones criminales mencionadas por los estadunidenses, en México aún prevalecen los cárteles de Tijuana o de los Arellano Félix, así como La Familia michoacana y Los Caballeros Templarios.

La dependencia federal subrayó, por ejemplo, que los Arellano Félix mantienen presencia en Baja California, bajo la operación de las células de El Chan, El Jorquera y El Kieto. Asimismo, La Familia michoacana, que fundó el extinto capo Nazario Moreno González, El Chayo, tiene presencia en los estados de México, Morelos y Guerrero.

Los Caballeros Templarios, grupo criminal que también fue creado por El Chayo es dirigido actualmente por Fernando Cruz Mendoza, El Tena, y por Homero González Rodríguez y/o Gonzalo González, El Gallito.

Los centros de operación de los delincuentes se localizan en los municipios michoacanos de Aquila, Coahuayana, Coalcomán de Vázquez Pallares, Tumbiscatío y Apatzingán.

El informe de la PGR también destaca que el cártel de Los Zetas cada vez está más debilitado, porque solo tiene tres células distribuidas en Tamaulipas bajo los nombres Grupo Operativo Los Zetas, Grupo Operativo Zetas y Fuerzas Especiales Zetas.

Mientras que el cártel del Golfo conserva siete células delictivas en Tamaulipas, conocidos como Los Metros, Los Rojos, Grupo Dragones, Los Fresitas y Los Ciclones; mientras que Los Pelones y los Talibanesse disputan la plaza en Quintana Roo.

En el documento de la DEA se menciona que los actuales líderes del narcotráfico, de los seis cárteles que ellos identifican, son:

Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho, líder del cártel de Jalisco Nueva Generación, y Jorge Luis Mendoza Cárdenas, La Garra, éste último operador en Estados Unidos, grupo que ha tenido un rápido crecimiento a siete años de su origen.

Ismael El Mayo Zambada, dirigente del cártel de Sinaloa, organización a la que se ha sumado el mítico narcotraficante Rafael Caro Quintero, responsable del asesinato del agente estadunidense de la DEA, Enrique Camarena Salazar, cuyo crimen fue perpetrado en Jalisco, en 1985.

Del cártel de Juárez se identificó a Carlos Arturo Quintana, El 80, y Julio César Olivas Torres, Sexto.

José Antonio Romo López, Don Chucho, y José Alfredo Cárdenas Martínez, El Contador, son las nuevas cabezas del cártel del Golfo, organización que ha perdido poder por luchas internas.

El cártel de Los Zetas es comandando actualmente por Juan Gerardo Treviño Chávez, El Huevo, quien ahora pelea contra las escisiones del grupo criminal que se hacen llamar cártel del Noreste y Los Zetas Vieja Escuela.

Mientras que Fausto Isidro Meza Flores, El Chapo Isidro y José Luis Ruelas Torres, asumieron el control del cártel de los Beltrán Leyva.
Los estadunidenses enfatizaron que varias de sus células se escindieron, entre ellos, Los Rojos, Guerreros Unidos y Los Mazatlecos, mismas que han pretendido aliarse con los cárteles de Jalisco, de Juárez y Los Zetas.


ilp