20 de enero de 2015 / 08:43 p.m.

Ciudad de México.- El procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, afirmó que los resultados de los forenses austriacos de la Universidad de Innsbruck, dados a conocer hoy, no debilitan la investigación de esa dependencia sobre los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos.

"Ya se corroboró una (muestra); desde el principio se dijo que era muy difícil, por el grado de calcinación, que pudiera corroborarse todas; el hecho de que se haya corroborado una es una comprobación plena de que uno de los estudiantes fue asesinado (por el grupo criminal Guerreros Unidos), pero no es la única, hay muchas más (evidencias)", apuntó.

Este martes, la PGR informó en un comunicado que el Instituto de Medicina Forense de la Universidad de Innsbruck, en Austria, no logró identificar los 16 restos hallados en Cocula.

Según el informe que recibió PGR del equipo de forenses austriacos, "el calor excesivo ha destruido el ADN y el ADN mitocondrial en los restos, por lo menos hasta el punto en que los métodos rutinarios no pueden emplearse para un análisis exitoso".

El equipo forense de Innsbruck dio la posibilidad de utilizar una tecnología novedosa llamada "Secuenciación Masivamente Paralela" (Massively Parallel Sequencing MPS), que podría servir como una herramienta útil para seguir investigando estos restos.

Sin embargo, "el principal riesgo es que los extractos de ADN sean consumidos sin obtener ningún resultado adicional de ADN que ayudaría en el proceso de identificación". La PGR solicitó al instituto que proceda de inmediato a realizar los estudios.

Entrevistado al término de la inauguración del Foro Nacional "Equidad para las víctimas en el debido proceso penal", el procurador Jesús Murillo admitió que es difícil reconocer si los restos que entregaron a la Universidad de Innsbruck, corresponden a los 42 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos.

El funcionario explicó que el Instituto de Medicina Forense de dicha universidad les informó que se agotó el procedimiento de carbono para tratar de reconocer a quién corresponden dichos restos.

"Y nos pide autorización (el instituto) para procesar por el otro procedimiento (Secuenciación Masivamente Paralela) las muestras que quedan. Nos pide autorización porque dice que en el procedimiento es posible que se agote", explicó.

Comentó que el nuevo estudio que se aplicará no va a desaparecer la evidencia, según el instituto, pero al tratar de obtener mayor información podría desaparecer una parte importante de la evidencia.

"Pero si la evidencia no nos da pruebas realmente, entonces no es evidencia; entonces ya autorizamos a Innsbruck que haga todo lo necesario para obtener todas las posibilidades", dijo.

FOTO: Nelly Salas

RUBEN MOSSO