MILENIO DIGITAL
8 de marzo de 2017 / 03:59 p.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- Si no se fija como meta una "justicia de calidad", el Nuevo Sistema de Justicia Penal corre el riesgo de viciarse y tener alcances limitados, advirtió el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y del Consejo de la Judicatura Federal, Luis María Aguilar Morales.

El ministro señaló que el Poder Judicial de la Federación está realizando un esfuerzo por detener una inercia de "ineficiencias sistémicas", que son contrarias a los propios reclamos que le dieron vida al Nuevo Sistema de Justicia Penal.

"Si no enfocamos la mirada en un horizonte de justicia de calidad para cada caso concreto, este sistema en el que hemos depositado tantas esperanzas, terminará viciándose, generará sus propias inercias de burocratismos, de coyunturas, de distancias asumidas entre la bella letra y la realidad terca que la niega", alertó.

Durante la puesta en marcha de un nuevo esquema de actualización para juzgadores del sistema penal acusatorio, Aguilar Morales aseguró que el Consejo de la Judicatura Federal no permitirá caer en el riesgo de "dejar que las cosas tomen su cauce" o esperar a que sea el propio devenir el que "acomode las cosas", y que sea la judicialización de las causas penales y la litigiosidad de las partes las que marquen el camino.

Por ello convocó a los juzgadores federales a convertirse en gestores del cambio y a estar articulados para que la oferta de justicia de la Unión sea de una calidad homogénea.

Comentó que el Pleno del CJF tiene claro que en estos tiempos en que parece que predomina lo efímero y que es más fácil hacer valer las modas y opiniones a base de repetición y estridencia, es cuando la Judicatura Federal, fiel a su tradición, construye desde los cimientos y está siempre preparada para la realidad jurídica.