MILENIO DIGITAL
17 de noviembre de 2016 / 04:43 p.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- El secretario de Educación, Aurelio Nuño Mayer, le regaló dos libros a Andrea, la niña que lo corrigió cuando él pronunció ‘ler’ en vez de leer, durante un discurso en la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil.

“Por supuesto que no hubo sanción, por Dios. Son rumores de redes, lo hemos aclarado hasta el cansancio. Al contrario, hoy le envié una carta a Andrea con dos libros; dos libros que yo leí cuando era niño, más o menos a su edad; el Libro de la selva y Alicia en el país de las maravillas", indicó a reporteros.

Durante una visita al Instituto Tecnológico José Mario Molina Pasquel y Henríquez, en Tequila Jalisco, el funcionario reiteró que es falso que la directora del plantel haya sancionado a la alumna de tercer año de primaria.

“Por supuesto que no ha habido (castigo), ella misma lo ha dicho. Me parece que han habido comentarios malinformados o con mala voluntad. Por supuesto que no ha habido sanción, al contrario, desde ese momento yo agradecí a Andrea el comentario y ella misma se los puede decir”, reiteró.

Nuño apuntó que el de Andrea “fue un comentario muy atinado” y destacó la frescura y seguridad con la cual la niña se expresó.

“No pasa nada, simplemente se pronunció mal una palabra. A todos nos ha pasado, aquí lo importante es el énfasis en la lectura y tomar ese tipo de cosas como son, con sentido del humor”, añadió.

“No se dice ler, se dice leer”, dijo al oído la niña Andrea Lomelí al secretario de Educación, Aurelio Nuño, luego de que pronunció mal la palabra, en al menos tres ocasiones el pasado martes.

“Ahorita los van a llevar para que vayan y puedan tener los libros que les gustan para que los empiecen a ler. ¿Seguro van a ler, sí o no? ¿Ustedes van a ler?, preguntó el funcionario a cinco niños que lo acompañaban en el estrado, durante un discurso en la 36 Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil, en la delegación Miguel Hidalgo de la ciudad de México.

Cuando el secretario de Educación se acercó a despedirse uno a uno de los menores de edad, Andrea le dijo: "no se dice ler, se dice leer".
“¡Eso!, se dice leer, leer, muy bien, Andrea”, le respondió Nuño, quien continuó despidiéndose de los dos niños restantes.