MILENIO DIGITAL
27 de marzo de 2017 / 10:50 p.m.

MÉXICO.- El obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, reveló que se reunió con jefes criminales en Guerrero para evitar que asesinaran a un sacerdote amenazado de muerte.

"Al ver que habían amenazado a algunos sacerdotes, incluso unos de manera muy grave, me di a la tarea de ir viendo a estas personas y dialogar con ellas, explicándoles que no... por ejemplo, a un sacerdote me lo amenazaron de muerte, (y les dije) que con esa muerte no podíamos arreglar nada", dijo en una entrevista radiofónica.

Indicó que llegó a la diócesis hace un año y ocho meses y su objetivo ha sido fomentar la paz, la concordia, el diálogo y la tolerancia.

Afirmó que contactó a los criminales a través de amigos en común.

"Me valí de otras personas, amigos de ellos y amigos míos, que yo quería hablar con ellos y ellos aceptaron la invitación y por eso pude dialogar con por lo menos dos de estas personas y una vez escuchándolos a ellos, quienes quieren también vivir en paz, tranquilos, quieren el desarrollo de sus comunidades y así yo viendo que esto iba saliendo bien, tuve la oportunidad de relacionarme con algunos otros", dijo.

Aseguró que no está de acuerdo con que los criminales asesinen a personas, pero "vale la pena entablar un diálogo y escuchar sus razones".

Dijo que con los criminales que se ha reunido no son del grupo de Los Rojos.