MILENIO DIGITAL 
26 de abril de 2017 / 07:38 a.m.

MÉXICO.- Eugenio Lira Rugarcía obispo de Matamoros, Tamaulipas, afirmó estar dispuesto a dialogar con los grupos criminales que operan en esa entidad, a fin de que los sus habitantes puedan vivir en paz y tranquilidad.

Llamó a quienes provocan la violencia a “tocarse el corazón para respetar a los demás”.

Señaló que la Iglesia en Tamaulipas también ha sufrido los estragos de la violencia en la que han perdido la vida personas inocentes.

“Nos ha tocado el caso de un monaguillo de 14 años de una parroquia y de una señora coordinadora de un grupo de catequesis.

“Son hechos que lastiman a todos, por eso estamos orando para que se nos conceda la paz y pidiendo que se toquen los corazones de quienes no hacen el bien para que puedan respetarse y respetarnos a todos que trabajamos juntos para la construcción de Reynosa y Matamoros en paz, en donde haya oportunidades de desarrollo y de vida tranquila para todos”, dijo.

El jerarca católico, responsable pastoral de ocho de los 43 municipios de la entidad, reconoció que “teníamos un tiempo que había tranquilidad, la gente ha regresado porque se ha experimentado cierta tranquilidad, lamentablemente el asunto se ha descompuesto en los últimos días”.

Para el obispo las autoridades “han hecho un esfuerzo y un trabajo” para combatir a esos grupos que provocan la violencia, “pero lamentablemente se dan estas situaciones”.

Se le cuestionó si sostendría un diálogo con grupos criminales y respondió: “Siempre hacemos un llamado a que todos podamos contribuir a tener un estado en paz en donde podamos desarrollarnos con tranquilidad. No sé si me corresponda, pero si nosotros pudiéramos ayudar en algo, estaríamos siempre dispuestos”.

Lira Rugarcía no es el primer obispo que considera que un diálogo con los grupos de la delincuencia organizada. En marzo, Salvador Rangel Mendoza, obispo de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa reveló que en su trabajo pastoral se ha reunido con integrantes del crimen organizado, a quienes les ha pedido por la paz y tranquilidad de Guerrero.