NOTIMEX
18 de agosto de 2016 / 09:39 a.m.

MÉXICO.- La Conferencia del Episcopado Mexicano, por primera vez en su historia desde 1955, convocó a los católicos a salir a las calles, el 10 y 24 de septiembre en las principales ciudades del país, para manifestarse a favor de la familia y contra la iniciativa del presidente Enrique Peña sobre el matrimonio igualitario.

En un mensaje firmado por el cardenal José Francisco Robles Ortega, presidente de la CEM, y enviado a los obispos, se les invita a respaldar las acciones del Frente Nacional por la Familia “desde las parroquias, para animar y promover la participación entusiasta y creativa de todas las personas, familias y grupos a estas marchas-concentraciones, con la posibilidad de implantar alguna forma de seguimiento-colaboración para otros procesos y eventos con los participantes”.

También se les sugiere “organizar y animar a participar en otras iniciativas de tipo cultural, académico, legislativo y social. De esta manera, en la coyuntura actual de nuestra patria y a escala internacional, es trascendental compartir, respaldar y dar resonancia social a nuestra convicción en bien del matrimonio, la familia y la vida”.

En el texto, el Consejo de Presidencia de la CEM y los obispos de la Comisión Episcopal de Familia, Adolescentes, Jóvenes, Laicos y Vida, informaron que la propuesta del matrimonio igualitario se presenta solo como una parte de una serie de propuestas legislativas “con amplio espectro, unas ya aprobadas y otras en proceso y con consecuencias de un profundo cambio antropológico.

“La irrupción de la mentalidad de ideología de género se mueve con una bandera de aceptación, al promover el valor de la diversidad y la no discriminación, pero lo hace con criterios de verdadera ideología”, dice el documento.

En el llamado, la presidencia del episcopado recurre al texto del papa Francisco Amoris Laetitia, el cual señala que la ideología de género “niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y de mujer […] presenta una sociedad sin diferencias de sexo, y vacía el fundamento antropológico de la familia” (56).

“Nadie puede pensar que debilitar a la familia como sociedad natural fundada en el matrimonio es algo que favorece a la sociedad. Ocurre lo contrario: perjudica la maduración de las personas, el cultivo de los valores comunitarios y el desarrollo ético de las ciudades y de los pueblos […] las uniones de hecho o entre personas del mismo sexo […] no pueden equipararse sin más al matrimonio” (Id 52).

“Los cristianos no podemos renunciar a proponer el matrimonio con el fin de no contradecir la sensibilidad actual, para estar a la moda, o por sentimientos de inferioridad frente al descalabro moral y humano […] nos cabe un esfuerzo más responsable y generoso, que consiste en presentar las razones y las motivaciones para optar por el matrimonio y la familia.” (Id 35).

Llamó a los fieles a que cada uno, “en la sociedad, defendamos y promovamos el matrimonio y la familia y su adecuado tratamiento por las leyes y políticas públicas”.

Por separado, el Frente Nacional por la Familia informó que el próximo 10 de septiembre las movilizaciones se realizarán en las capitales de los estados, menos en la Ciudad de México.

El 24 de septiembre, la que denominan la gran marcha, será en la capital del país, donde se espera que lleguen contingentes de las entidades cercanas, y anunció que será la próxima semana cuando darán a conocer otras actividades que realizarán además de las movilizaciones programadas.