8 de septiembre de 2014 / 11:35 a.m.

México.- El presidente del Senado y coordinador del PRD, Miguel Barbosa, prometió que este año en que ejercerá la titularidad del órgano legislativo echarán a andar medidas puntuales de transparencia, rendición de cuentas y productividad en coordinación con los grupos parlamentarios.

Se prevé que con el presupuesto de egresos para el año entrante el Senado gaste 4 mil 269 millones 177 mil 269 pesos, es decir, que cada legislador costará al país 33.33 millones.

Barbosa ofreció que “se hará una revisión de los procesos para mejorar la administración de los recursos del Senado y el comité de transparencia entregará un plan de trabajo para fortalecer el acceso a la información”.

Dijo que en este tercer año el Senado tendrá como sellos la productividad, la transparencia y la austeridad, lo que significa un proceso de transformación acorde con el avance de la pluralidad y las demandas sociales.

“Se trata de establecer mecanismos para que el Senado cumpla cabalmente con lo que establece la ley en la materia y, al mismo tiempo, sirva para mejorar la percepción de los senadores ante la ciudadanía”, apuntó.

El perredista abundó que otro eje de trabajo será la austeridad, “área en la que el Comité de Administración y la Secretaría de Servicios Administrativos revisarán los criterios de ejercicio de los recursos en el Senado”.

Subrayó que la sociedad demanda de sus poderes públicos mayores niveles de eficacia y transparencia, de un uso eficiente de los recursos públicos, circunstancias a las cuales el Senado no puede ser la excepción.

Por ello se aplicarán las mejores prácticas administrativas para eficientar los recursos públicos y no se trata de declaraciones aisladas, sino de un plan de trabajo que paulatinamente producirá resultados en beneficio de la cámara y de los ciudadanos, dijo.

En cuanto a la transparencia, confirmó que el comité en materia que preside la priista Arely Gómez entregará a la Mesa Directiva un plan de trabajo para fortalecer el acceso a la información.

En tanto, con el reacomodo de este inicio de año, senadores informaron que el PRI arrebató al PAN la Secretaría de Servicios Administrativos que había operado desde 2000, lo que generó molestias al interior de la bancada albiazul.

REDOBLAR ESFUERZOS

El coordinador priista y presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, Emilio Gamboa Patrón, enlistó las prioridades para el arranque del periodo ordinario, en el que se habrá de concretar la elección de los consejeros de la Judicatura, que tienen más de un año de atraso.

Aseguró que habrá “un periodo productivo, de tal manera que para cumplir con la ley y por ser una demanda sentida de la sociedad, en los próximos días nombraremos a los consejeros de la Judicatura Federal, independientemente de votar la iniciativa preferente para la protección de nuestros infantes y adolescentes, enviada por el Presidente”.

El senador reiteró que “los senadores del PRI sabemos que no hemos concluido nuestra labor con las reformas estructurales. Redoblaremos esfuerzos para que las grandes transformaciones sean tangibles y benéficas en el día a día de los mexicanos”.

Al referirse a la glosa del Informe, que incluye la comparecencia ante el pleno de los titulares de Hacienda, Comunicaciones, Relaciones Exteriores, Desarrollo Social y Gobernación, indicó que el ejercicio será un intercambio de opiniones, ideas e información para dar seguimiento a la manera en que se implementarán las reformas, conocer a fondo proyectos de gran calado y el nuevo impulso a la política social.

“El grupo parlamentario del PRI está consciente de que la ruta emprendida es la correcta, pero demanda no claudicar en el esfuerzo que representa implementar las transformaciones necesarias para verdaderamente sacar adelante a México”, planteó.

Por lo que toca al Consejo de la Judicatura, desde diciembre de 2012 quedó vacía la vacante que dejó Jorge Moreno Collado, pues, pese a que los 35 candidatos ya comparecieron, no se logró el acuerdo en el Senado, porque el PRI impulsó a la mexiquense Martha María del Carmen Hernández, subprocuradora de Justicia durante el gobierno de Enrique Peña Nieto. Además está pendiente el lugar que dejó el panista César Jáuregui, que concluyó funciones este año.

FOTO: Milenio MILENIO DIGITAL/ANGÉLICA MERCADO Y REDACCIÓN