MILENIO DIGITAL 
10 de mayo de 2017 / 08:24 a.m.

PUEBLA Y MÉXICO.- En cuestión de segundos, Carmen Rosas Teuntle, de 67 años, vio morir a los más pequeños de su familia y cómo se derrumbó el patrimonio de sus hijos. Es la madre del mayordomo que guardaba mil 600 cohetones en su domicilio, que iban a ser utilizados durante las celebraciones de la fiesta patronal de San Isidro Labrador, en el municipio de Chilchotla, Puebla.

Por la explosión, 14 personas fallecieron, 11 de ellas menores de entre 4 y 14 años, y 22 resultaron heridas.

Al respecto, el coordinador de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación, Luis Felipe Puente, anunció que se creará una norma para el manejo de pirotecnia para prevenir accidentes, como el ocurrido en Chilchotla.

Dijo que tendrá que hacerse un estudio de volumen de almacenamiento de material pirotécnico y en 10 días determinarán los elementos que requiere la norma.

El responsable de Protección Civil recordó que no se trata de prohibir el uso de los fuegos artificiales, sino de regular su manejo, porque es una actividad que representa el sustento de cientos o hasta miles de familias.

Puente ofreció una conferencia de prensa para anunciar la organización de la Plataforma Global para la Realización del Riesgo de Desastres, que tendrá lugar en Cancún, Quintana Roo, del 22 al 26 de mayo.

Sobre el accidente en Puebla, afirmó que “ya no hay población en riesgo adicional” y “estaremos pendientes de cualquier solicitud que tengamos al momento, pero no es necesario; estoy en contacto con el gobernador de Puebla, Antonio Gali, y con el titular de Seguridad Pública estatal”.

Se busca que sirva como recomendación a todos los titulares de Protección Civil del país, en coordinación con la Secretaría de la Defensa Nacional, que emite las licenciadas para el manejo de explosivos.

En tanto, el presidente Enrique Peña Nieto envió ayer sus condolencias a las familias de quienes murieron en la explosión en Chilchotla.

En su cuenta de Twitter, el mandatario federal colocó dos mensajes.
“Mis condolencias para los familiares y vecinos de quienes perdieron la vida en el trágico accidente ocurrido en Chilchotla, Puebla”, señaló en el primero.

En el segundo mensaje, Peña Nieto informó que su administración respalda a la comunidad y al gobierno estatal a través del Sistema Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación.

EL ESTALLIDO

Con la mano izquierda vendada, Carmen Rosas recuerda que solo escuchó un estruendo, mientras la mayoría de los adultos estaban afuera de la casa; cuando volteó, la vivienda se había derrumbado. La explosión se escuchó a 10 kilómetros de distancia.

Era la primera vez que elegían a Juan Serrano Argüelles como mayordomo de la comunidad, quien señaló que los cohetones los tenía en un cuarto especial y aún no entiende cómo una chispa llegó hasta ese lugar.

Tras la explosión de las 12 gruesas de cohetones, 22 personas resultaron heridas, entre ellas cinco menores que se reportan graves en el Hospital del Niño Poblano.