MILENO DIGITAL
24 de noviembre de 2016 / 08:55 a.m.

SAN PEDRO DE LAS COLONIAS.- La mañana de ayer, los integrantes del Grupo Vida regresaron a los terrenos del ejido Patrocinio, comunidad ubicada como a 3 kilómetros al nororiente de San Pedro de las Colonias, Coahuila, donde retomaron la búsqueda de restos humanos, acción que han venido efectuando desde hace tiempo en esta comunidad rural.

Mencionaron que la gente de Patrocinio es trabajadora, amable y los problemas que pueden tener son igual que en otras comunidades.

Pero, más allá de las búsquedas y de los miles de restos humanos que han encontrado en los terrenos, están los habitantes del ejido, quienes se sienten incómodos con los comentarios que les hacen después de que en todo el país y más allá de las fronteras, consideran a una comunidad tan pequeña, como el campo de exterminio más grande de México.

A la entrada de Patrocinio sólo se encuentra desolación, una capilla en honor a San Judas Tadeo es la que marca el ingreso.

También señalaron, que esas búsqueda las deben extender en todo el municipio, porque no creen que sólo en esos terrenos estén los restos humanos.

"Pues la verdad si es incómoda esta situación, de hecho, hasta los habitantes de los ejidos aledaños nos dicen cosas cuando nos miran".

Mencionaron que la gente de Patrocinio es trabajadora, amable y los problemas que pueden tener son igual que en otras comunidades.

De ahí, se pueden ver calles mal compactadas y polvosas, donde los tambos al exterior de las viviendas muestran el desabasto del agua potable.

Sus escuelas están en malas condiciones y los niños juegan en un parque maltrecho y sin vegetación.

Ese es Patrocinio, el que dicen sus habitantes, ha quedado con una muy mala imagen en todo México después del hallazgo de los restos humanos.

"Pues la verdad si es incómoda esta situación, de hecho, hasta los habitantes de los ejidos aledaños nos dicen cuando nos miran: 'tú eres de Patrocinio, ahí donde matan gratis' y pues uno se siente mal, piensan que uno es gente mala, y no, somos gente trabajadora del campo y para acabarla, con mucha necesidad", indicó don Sebastián Salcido.

Otros vecinos de la comunidad consideraron que ya fue mucha búsqueda, que de hecho, el lugar donde han encontrado los restos, está a más de 10 kilómetros del ejido y que es un terreno muy grande que colinda con otras comunidades.

Aparte, refirieron que en el ejido hay muchas necesidades como el desabasto de agua, falta de pavimento y sobre todo, el desempleo, que hace que los jóvenes emigren a otras ciudades para buscar mejores fuentes de ingresos.