16 de febrero de 2014 / 12:12 a.m.

Ciudad Juarez.- El padre de un hombre que murió en una embarcación de pesca aún tiene preguntas sin responder después de hablar por teléfono con un náufrago salvadoreño que estuvo con su hijo y que supuestamente sobrevivió 13 meses a la deriva en el Pacífico.

Nicolás Córdoba Cruz, padre de Ezequiel Córdoba Ríos, de 23 años, dijo que habló con el salvadoreño José Salvador Alvarenga pero ahora quiere conocerlo en persona, reportó el sábado el periódico El Paso Times.

"Ezequiel le dijo (a Alvarenga) que le dijera a sus hermanos que cuidaran de su madre y que me dijera que él iba a estar bien", dijo Córdoba Cruz a El Paso Times.

En sus declaraciones al periódico desde Ciudad Juárez, donde vive, Córdoba Cruz sollozaba mientras sostenía las únicas dos fotografías que tiene de su hijo.

La pequeña embarcación de Alvarenga llegó a las Islas Marshall a principios de este mes, donde describió un recorrido de 10,500 kilómetros desde México a través del Pacífico, que comenzó cuando la embarcación perdió el rumbo debido al mal tiempo.

Los médicos han dicho que su salud física es sorprendentemente buena, aunque mostraba fragilidad mental. Alvarenga ha dicho que sobrevivió comiendo pescado crudo, tortugas y sangre de pájaros.

Alvarenga dijo que Córdoba Ríos murió aproximadamente un mes después que quedaron a la deriva porque no pudo comer los animales. Córdoba Cruz dijo que Alvarenga le informó que arrojó el cadáver de su hijo por la borda.

Córdoba Ríos y sus tres hermanos vivieron con su padre en Juárez hasta principios de 2012, cuando regresaron a su poblado natal en la costa del estado mexicano de Chiapas.

"Estaban hartos de que los pandilleros los molestaban y los atacaran", declaró al periódico Lucía Córdoba Cruz, tía de Córdoba Ríos.

Cinco días después que Córdoba Ríos no regresó con Alvarenga de su salida a pescar tiburones, la familia en Chiapas reportó su desaparición y comenzó a buscarlo, agregó la tía.

"Nuestra familia lo buscó en el mar, en otros pueblos, siempre con la esperanza de encontrarlo", afirmó, agregando que pusieron fin a la búsqueda unas tres semanas después, en diciembre de 2012.

A su padre, que había estado enfermo y lo habían operado varias veces, no se le dijo sobre la desaparición del hijo durante varios meses más.

"Pensé que el bote se había hundido en el mar", señaló Córdoba Cruz.

Sin embargo, ahora, después de hablar con Alvarenga, tiene interrogantes sobre la historia. Aunque dijo creer lo que dice el salvadoreño, necesita hablar con él en persona para estar seguro.

"Me pidió perdón porque no pudo hacer nada por Ezequiel", dijo el padre mientras daba detalles sobre la conversación telefónica del 7 de febrero.

"Tal vez las autoridades creen que es suficiente tener una explicación telefónica sobre lo que ocurrió", agregó. "Pero eso no duele tanto como el dolor que siento al saber que no volveré a ver a mi hijo".

El Paso Times reporta que la familia escribe el nombre como Córdova, mientras que The Associated Press lo ha reportado como Córdoba. La AP no pudo confirmar el sábado la forma correcta.

AP