ALEJANDRO MADRIGAL HELODORO CARDENAS Y OSCAR RODRIGUEZ | MILENIO
25 de agosto de 2016 / 11:17 a.m.

OAXACA.- En la comunidad mixteca de Huajolotitlán, en Oaxaca, se agotó la paciencia, los padres de familia recuperaron la única primaria que hay en el pueblo y echaran a los maestros paristas de la CNTE.

“Aquí no vamos a permitir que haya más paros, porque desde que yo estaba chiquita siempre ha habido paro tras paro, ya no les permitiremos a los maestros tantas atrocidades. Les dimos oportunidad de irse a sus marchas y dejarán una representación, pero abusaron y ya no los queremos”, dijo a Inés Urrutia, madre de dos estudiantes de la primaria.

Después de tres días del inicio del ciclo escolar, la mixteca es de las zonas más afectadas del estado y la mayoría de los más de 120 mil alumnos que ahí se concentran siguen sin clases.

De esta manera, los padres de familia tomaron acciones y la primera fue abrir el candado de la puerta principal y poner una cadena para evitar que los docentes de la disidencia magisterial se atrincheren para el lunes arrancar las clases con maestros nuevos de la sección 59 del SNTE, quienes mantienen una disputa por el control del gremio.

Para tomar esta decisión, el comité de padres convocó al pueblo a una junta a través de altavoces y ahí determinaron que el viernes sería la única prórroga a los maestros faltistas. Acordaron que ese día también serán las inscripciones y el 29 de agosto su regreso a clases formal, una semana después del oficial.

"Nosotros no estamos contra su lucha, puede ser legítima, pero la pueden hacer después de clases o los fines de semana. Nosotros queremos que el gobierno ya nos mande el nuevo personal para arrancar las clases el lunes", dijo Miriam Urrutia.

El problema real de la comunidad es que ante el paro, los niños presentan deficiencias escolares, como Naisha Teresita, que pese a cursar el quinto grado de primaria, no puede hacer operaciones de multiplicación de dos dígitos.

"Nuestra escuela lleva entre paro y paro más de seis meses, imagínese cómo están nuestros niños… están muy burros, por eso queremos una solución inmediata", dijo Olga Rojas, en las rejas de la primaria.

También la secundaria del pueblo, conocida como José Vasconcelos, decidió emular a los padres de la primaria y tomar las mismas acciones, al emplazar a los maestros a regresar a clases el próximo lunes, “y sin prórroga”, de lo contrario, también pedirán a los sustitutos de la 59.

En Chiapas, otro grupo de padres de familia de la escuela de preescolar Fray Matías de Córdova y Ordóñez también rompieron una cadena y un candado que disidentes de la CNTE colocaron para impedir las labores del centro educativo en Tapachula.

La actividad escolar inició con normalidad el lunes, cuando arrancó el ciclo 2016-2017, pero anoche apareció atada una cadena al portón, así como una cartulina de apoyo al magisterio, por lo que esta mañana los padres retiraron el instrumento de seguridad.