21 de julio de 2014 / 09:54 p.m.

San Luis Potosí.- El presidente Enrique Peña Nieto reconoció que un país no se construye en seis años, pero es el periodo que corresponde a un gobierno hacer una importante contribución "y una suma mayor al desarrollo que el país ha venido generando en años anteriores".

"En esta administración nos hemos trazado la ruta de la transformación porque advertimos que si manteníamos el mismo ritmo y haciendo lo que se hacía anteriormente, difícilmente lograríamos elevar la competitividad, difícilmente lograríamos que nuestro país creciera económicamente a un mayor ritmo", enfatizó.

Es esa la ruta que permite hacerle frente a varios otros desafíos, como el de la pobreza, como impulsar oportunidades de desarrollo y de empleo para más mexicanos, señaló al entregar el nuevo libramiento Norte de San Luis Potosí, con una inversión mil 166 millones de pesos.

"Por eso desde el inicio de esta administración, claramente definimos los objetivos", los cuales se alcanzaría mediante la ruta de la transformación, de romper con la ruta inercial para acelerar el proceso de cambio y transformación, expuso el mandatario federal.

Para lograrlo, detalló, se ha impulsado una agenda de cambios muy importante en el orden institucional, en el marco legislativo, con la participación de todas las fuerzas políticas, en la cual se ha buscado encontrar el mayor consenso y el respaldo mayoritario.

El jefe del Ejecutivo federal advirtió también que sólo modernizando la infraestructura nacional, el país podrá ser más competitivo.

"Por eso hemos comprometido hacer una inversión sin precedentes en materia de infraestructura para asegurar ese objetivo, para asegurar que México esté en mejores condiciones y que sumemos nuestro esfuerzo al que han hecho otras generaciones".

La modernización de la infraestructura nacional, señaló el presidente Peña, significa asegurar que México prevalezca como un destino confiable para la inversión nacional y extranjera.

México no se excluye ni está aislado del mundo. Y para asegurar que más inversión venga al país, que detone empleos de mayor calidad y mejor remunerados, es preciso ser más competitivos, insistió.

Peña Nieto detalló que el libramiento Arco Norte de San Luis Potosí tiene una longitud de 31.2 kilómetros, con lo que habrá una reducción de 45 minutos en los tiempos de traslado y se evitará el ingreso a la ciudad del transporte de carga y de pasajeros.

La obra forma parte del Libramiento Poniente y conectará al eje carretero del Pacifico-Golfo, abundó.

El presidente agregó que se construirán otras carreteras, como la que irá de Ciudad Valles a Tampico, en el tramo Tamuín-Ébano, el que va de Ciudad Valles a Tamuín y la ampliación del Periférico, que "ha sido una obra de gran demanda en sus 20 kilómetros, para pasar de cuatro a ocho carriles y que es un compromiso que estamos ya en proceso de cumplirle al estado de San Luis Potosí".

FOTO: Especial

TELEDIARIO DIGITAL