MULTIMEDIOS DIGITAL
17 de febrero de 2016 / 11:49 a.m.

México.- La visita del Papa Francisco logró que decenas de familias se reunieran este miércoles en la malla divisoria de la frontera ente Ciudad Juárez y el Paso Texas.

Hace varios años, los juarenses acostumbraban ir a la malla y por los agujeros saludaban a sus familiares que habían cruzado hacia Estados Unidos, pero la acción fue prohibida por agentes de Migración y actualmente el punto es vigilado por el FBI.

Sin embargo este día el gobierno de Estados Unidos no impidió que los migrantes se acercaran a la malla que se ubica entre esa nación y tierras mexicanas.

Un centenar de migrantes tendrá un lugar especial en la misa binacional donde el Papa Francisco elevará una oración por ellos en Ciudad Juárez, sobre un templete construido a las orillas del Río Bravo.

Pero las personas que se encuentren más allá de la malla también escucharán claramente la oración debido a que el Papa Francisco se trasladará a través de una rampa de 30 metros que conecta el altar con un templete de altura de tres metros, el cual está ubicado a 150 metros de la división fronteriza.