MILENIO DIGITAL
12 de octubre de 2016 / 08:34 a.m.

VERACRUZ.- A 48 días de terminar su mandato, el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, informó que hoy pedirá licencia al Congreso del estado para separarse del cargo, con el fin de enfrentar las acusaciones en su contra por supuestos delitos de corrupción.

"He tomado la determinación de, el día de hoy, solicitar al Congreso del estado licencia para poder separarme del cargo como gobernador del estado", dijo en entrevista.

Explicó que tomó la decisión debido a que la entidad necesita a un gobernador de tiempo completo, por lo que él no puede enfrentar las acusaciones al mismo tiempo que cumple con sus responsabilidades públicas.

Dijo que tiene la conciencia tranquila, ya que, aseguró, las denuncias contra él son una "serie de infamias sin sustento" que vienen de una campaña política.

Duarte dijo que el separarse de su cargo le permitirá "de una vez por todas dar la cara ante esta situación y poder dejar con testimonio y claridad que no tengo nada que ocultar, que no tengo cuentas ni propiedades en el extranjero".

“Yo estoy muy tranquilo, con la conciencia tranquila, en el sentido que no tengo nada que ocultar, mi patrimonio es público”, dijo, "por eso pediré licencia para poder demostrar mi transparencia, demostrar mi inocencia y al mismo tiempo poder demostrar mi pulcritud como servidor público”.

Agregó que no tomó recursos del erario público y que el endeudamiento de la entidad obedece a un problema estructural, ya que "Veracruz gasta más de lo que ingresa".

"Lo digo de manera categórica, el gobernador de Veracruz no ha tocado ni un solo peso del erario", reiteró.

Duarte afirmó que no va a huir y que permanecerá en Veracruz para terminar con las calumnias y evitar que el estado siga en una coyuntura política que cause afectaciones.

—¿Va usted a huir?

—Por supuesto que no, me quedo en Veracruz. (La licencia) es para dar la cara, para enfrentar esta situación y para evitar que Veracruz siga en esta coyuntura política, aseguró.

Dijo que ha hecho nada por lo cual se tenga que sentir temeroso de ir a prisión o de lo que se tenga que sentir avergonzado.