7 de noviembre de 2014 / 01:17 p.m.

México.- Ante las dudas sobre la licitación del tren de Alta Velocidad México-Querétaro, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes revocó este proceso, que se había adjudicado al consorcio encabezado por la empresa China Railway Construction  Corporation (CRCC)  y anunció que en los próximos días lanzará nuevamente la convocatoria para participar en el concurso.Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes, mencionó que tras las dudas e inquietudes que han surgido en la opinión pública se decidió  reponer el proceso de licitación en el que se dará un tiempo más amplio para presentar otras ofertas por parte de los fabricantes de trenes.En entrevista con Joaquín López-Dóriga, el secretario mencionó que “el presidente Enrique Peña Nieto, cree y desea que este proyecto tan importante para México, no sea cuestionado y tenga claridad absoluta. Por lo que se espera que en próximos días salga una nueva licitación en la que se prevé la participación de los fabricantes de trenes."Esa es la decisión del señor Presidente, y el punto esencial es más transparencia y más claridad, y que no haya duda sobre el proyecto", agregó Ruiz Esparza. Unas horas previas a este anuncio, el titular de la SCT compareció ante el Senado de la República, donde diversos legisladores señalaron que existió preferencia hacia las empresas que conforman el consorcio. Cabe señalar que en este proceso de licitación solo se tuvo unregistro de cerca de 84 empresas interesadas, de las cuales 16 presentaron una carta de discupa por no presentar una propuesta y solo una tuvo una propuesta técnica y económica, a cargo de CRCC, que integró un consorcio con China Railway Construction Corporation International, CSR Corporation Limited, asociadas con las empresas mexicanas Constructora y Edificadora GIA, de Hipólito Gerard; Prodemex, de Antonio Boullosa  Madrazo; y  Constructora Teya de Juan Armando Hinojosa. En la comparecencia para revisar este proceso de licitación, Javier Corral, senador del PAN, comentó que los contratos de licitación más relevantes del sexenio se han asignado a empresas de personajes cercanos a Enrique Peña Nieto."La relación de los dueños de estas empresas con el PRI o con el Presidente es diversa; Gerard es cuñado del ex presidente priista Carlos Salinas de Gortari,  Hinojosa Cantú guarda estrecha amistad con Peña, en tanto que Hank simboliza el origen del grupo Atlacomulco". Tras los cuestionamientos, el titular de la SCT, durante la conferencia antes de la revocación, comentó que "reponer el procedimiento sería ilegal, porque estoy beneficiando a una empresa que legalmente ganó". No obstante, Gerardo Ruiz Esparza, reconoció que existieron presiones en tiempo para aceptar la propuesta del consorcio chino.Apuntó que de extender el plazo para recibir propuestas “era altamente probable que el consorcio chino retirara  su oferta en el caso de que concediera un mayor plazo en la presentación de las ofertas y  el crédito ofrecido por el Exim Bank de China tenía un plazo de vencimiento el 20 de marzo, se perdería la oferta y una oportunidad difícil de igualar”.La oferta del consorcio considera un financiamiento del Exim bank de la República China por el 85 por ciento del monto del contrato bajo las siguientes condiciones, un plazo de 2.5 años dos años de gracia y una tasas de interés de 3.22 por ciento, que supone un ahorro para el gobierno federal de 2 mil 600 millones de pesos.Cuestionan en el SenadoSobre los cuestionamientos de los senadores de que se favoreció a las empresas relacionadas con Enrique Peña Nieto,  rechazó que sea nepotismo; "no es un tema de amistades, es un tema de empresas", e insistió que no hubo privilegio de información para el consorcio que encabeza la empresa China Railway Construcción Corporation (CRCC).Aunado a ello, se negó otorgar el plazo a empresas como Alstom y Bombardier porque prácticamente tenían información con 1.5 años antes, además de las 16 empresas que se disculparon por no presentar propuestas; son únicamente cinco empresas las especialistas en trenes de alta velocidad, las demás son empresas constructoras que buscan participar en el proyecto mediante un consorcio.En este caso dos empresas, Alstom y Siemens, son las que potencialmente podrían haber presentado una oferta, sin embargo, en el caso de la primera, en alianza con OHL, presentó una oferta por la ampliación del Tren de Guadalajara y la segunda solicitó una ampliación por seis meses, peticiones que resultaron improcedentes debido a que la información correspondiente a este proyecto les fue presentada desde noviembre de 2013, y en el caso de Bombardier, un año y medio antes.En caso de ampliar el plazo, agregó, se hubiera registrado un subejercicio para la SCT de mil 700 millones de pesos más, ocho mil millones de pesos si se abarcaría un plazo de 240 días más o lanzar otra licitación, la construcción del tren sería hasta el 2016.  FOTO: MilenioMILENIO DIGITAL/PILAR JUÁREZ