MILENIO DIGITAL
7 de noviembre de 2016 / 05:34 p.m.

CIUDA DE MÉXICO.- El Presidente Enrique Peña Nieto reconoció que en 2016 han repuntado los delitos, por lo que se está trabajando en la coordinación y profesionalización de los cuerpos de seguridad, especialmente en 50 localidades, para frenar esta situación.

"En 2016 tuvimos un repunte (de la violencia) que hoy estamos tratando de revertir con coordinación y con esfuerzos muy específicos orientados a estos 50 municipios", dijo Peña Nieto en la inauguración del V Foro Nacional Sumemos Causas por la Seguridad, Ciudadanos + Policías.

Tras las palabras de la presidenta de Causa en Común, María Elena Morera, quien apremió al Presidente a actuar ante "grandes niveles de violencia" que son "inadmisibles", el mandatario destacó que, positivamente, ha bajado la tasa de homicidios dolosos por 100 mil habitantes.

Si en 2012, cuando Peña Nieto llegó al poder, se ubicaba en 23 muertos por cada 100 mil habitantes, en 2015 se situó en 17 por 100 mil habitantes, un dato que -dijo- "seguramente" se mantendría este 2016.

El Presidente Peña Nieto detalló que se está trabajando en un plan especial para 50 municipios que acumulan 42 por ciento de los delitos cometidos en el país.

"Por supuesto, no estamos satisfechos", continuó Peña Nieto, quien reconoció que hay "mucho trabajo que hacer en esta materia", sobre todo en cuanto a la profesionalización y coordinación de las autoridades.

Frente a gobernadores, legisladores e integrantes de la sociedad civil, el Presidente reconoció que existen avances en materia de seguridad pero que éstos han sido insuficientes.

En respuesta, el titular del Ejecutivo señaló:

"Efectivamente quedan dos años, yo creo que se pueden logra muchas cosas. Yo estoy en total apertura para que hablemos con organizaciones de la sociedad civil, con autoridades de los diferentes órdenes de gobierno para que podamos establecer una agenda. Quizá parte de esta agenda la podamos impulsar en los dos años que quedan a esta administración, quizá podamos impulsar el reto de la agenda, pero definamos una agenda que nos permita definir o afinar con mayor precisión la política que en materia de seguridad pública debe seguir el Estado Mexicano”.