ALEJANDRA ARTEAGA | JOSÉ MANUEL ÁLVAREZ | MILENIO DIGITAL
26 de agosto de 2015 / 04:06 p.m.

Ciudad de México.- Los logros de seguridad del comisionado Alfredo Castillo en Michoacán luego de un año de gestión no podrían sustentarse sin la "desaparición" de 2 mil delitos que unos días antes de su salida hizo la Procuraduría de Justicia de Michoacán al número total de delitos en 2014.

El ajuste no pudo ser justificado por la Procuraduría de Justicia de Michoacán.

El 25 de enero de este año, en su último mensaje como responsable de la seguridad del estado, Castillo aseguró que Michoacán se encontraba por debajo de los estados con la tasa más alta de delitos. Sin el ajuste en cuestión, Michoacán estaría dentro del top 10 de entidades con más delitos.

Castillo fue nombrado por el Presidente Enrique Peña Nieto el 15 de enero del 2014 como comisionado para la paz y desarrollo integral de Michoacán, casi un año después del surgimiento de grupos civiles armados denominados autodefensas, quienes tomaron las armas para repeler las acciones del crimen organizado en la región de Tierra Caliente. El objetivo fundamental de esta comisión fue combatir la delincuencia y poner en orden a los grupos de civiles armados.

La modificación en el registro representa el 5 por ciento del total de los delitos que la procuraduría local ya había reportado al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad en el primer semestre de 2014: pasó de tener 37 mil 366 a 35 mil 369 delitos.

Desde 2011, año en que el Secretariado Ejecutivo comenzó a hacer públicos los ajustes de delitos reportados por las procuradurías, ningún estado había modificado a la baja tanto sus números como lo hizo Michoacán: se redujeron 334 robos, 300 lesiones, 159 homicidios (34 doloso y 125 culposos), 690 delitos patrimoniales (49 extorsiones), 21 secuestros, 30 violaciones y 463 delitos clasificados como otros.

La entidad que más se acerca en ajustes de reportes anuales del mismo año es Querétaro, con 165 delitos menos, y Tamaulipas, con 118 eventos menos; los ajustes de los dos estados están por debajo del 0.5 por ciento del total de sus delitos. El de Michoacán es del 5 por ciento.

El Secretariado solo publica los datos que recibe de las 32 procuradurías estatales, sin validarlos. Estas instancias tienen la libertad de ajustar sus reportes de delitos conforme se requiera. La mayoría lo hacen para sumar delitos, no para bajarlos, entonces ¿por qué en Michoacán el ajuste es hacia abajo?

Edgar Javier Pérez Rodríguez, director de estadística de la Procuraduría estatal, explicó la reducción debido a la reclasificación de delitos, la consolidación de averiguaciones previas -según Pérez Rodríguez los ciudadanos volvieron a denunciar hechos ya consignados por la confianza que generó la llegada del Comisionado Castillo-, y finalmente debido a un supuesto cruce de información con bases de datos del INEGI.

Homicidios y secuestros

En el caso de homicidios, Pérez Rodríguez explicó en entrevista que la "desaparición" de 159 homicidios entre culposos y dolosos, se debió a una reclasificación de delitos; luego agregó que se debía a un cruce con las bases de datos del INEGI sobre muertes, y después a la consolidación de averiguaciones previas.

"En algunos casos se presentaba la denuncia como homicidio doloso, pero resulta (...) que por alguna razón no era como tal. En el transcurso de la investigación es cuando nos está marcando la pauta y nos da para que no resulte como al principio se registró", dijo Pérez Rodríguez.

En homicidios, la reclasificación de delitos es un procedimiento que no permite sumar o restar debido a que al momento que se inicia una averiguación previa se tiene un cadáver: lo que se investiga es de qué manera se dio muerte a una persona. Si existe la reclasificación de un homicidio de doloso a culposo, los registros tendrían que cambiar en los rubros "doloso" o "culposo" pero el total tendría que ser el mismo. En Michoacán desaparecieron un centenar y medio de homicidios.

El titular del Centro Nacional de Información (CNI), Ricardo Corral, desmintió la segunda hipótesis de la Procuraduría de Michoacán
sobre el cruce de información con las bases de datos del INEGI cuando se le preguntó si una fiscalía podía justificar con eso la modificación de delitos.

"Si eso significa que ellos con base en eso pueden venir y modificar acá y justificar con eso: no, de ninguna manera (...) porque las modificaciones que se hacen tienen que ver con el registro de la averiguación previa, pero si resulta que en la encuesta fulana salió un resultado y de pronto hay que ajustar, al menos no (se hace) como una razón justificada", dijo Corral.

En cuanto a la consolidación de delitos, que ocurre cuando en un incidente hay más de un delito y éstos se acumulan en una sola averiguación previa, el director de estadística de la procuraduría dijo que este procedimiento pasa en el caso de las fosas.

"Con lo que se empieza a dar el fenómeno de la delincuencia organizada es lo que le suma. Nosotros para el registro de homicidios es por averiguación previa y obviamente por ese número de averiguación previa, dependiendo de la naturaleza, puede ser uno o más y en algunos casos cuando son fosas se nos dispara un poco (el número de homicidos)", dijo.

En 2014, la Procuraduría de Michoacán notificó a los medios de comunicación los hallazgos de tres fosas clandestinas: una en febrero, en Tingüindín, con alrededor de 19 cuerpos, según los autodefensas que la encontraron; otra en abril en la comunidad de El Alcalde, Apatzingán, con 15 cuerpos, según el sacerdote que la encontró; y la última en junio, en el municipio de Hidalgo, con 11 cuerpos.

En total, por las tres fosas encontradas en Michoacán, hay 45 cuerpos; la procuraduría redujo 159 homicidios.

Para justificar la reducción de 21 secuestros, la Procuraduría de Michoacán dijo que en 2014 la estadística fue atípica en el estado porque gracias a la intervención del comisión federal de seguridad, encabezada por Alfredo Castillo, los michoacanos volvieron a denunciar delitos que ya habían consignado en años anteriores.

"Nos duplicaban ya la averiguación; en esos casos se hizo una acumulación y por eso fue que hay una modificación", dijo el director de estadística de la Procuraduría de Michoacán.

Menos delitos, mismo número de víctimas


Las procuradurías estatales reportan también el número de víctimas afectadas por delitos de alto impacto: homicidio, secuestro y extorsión. En 2014, Michoacán reportó 2 mil 996 víctimas por estos delitos.

Michoacán reportó 2879 delitos de alto impacto, pero luego ajustó a 2650. El número de víctimas, sin embargo, no se modificó, quedó en 2996.

"Después de verificar que en efecto los números tengan congruencia, es identificar posibles diferencias o discrepancias en los totales estatales y municipales, o el número de víctimas y el número de delitos; no puede haber más delitos que víctimas", dijo el titular del CNI Ricardo Corral.

Después del ajuste, en Michoacán hay 13 por ciento más víctimas que delitos de alto impacto.

En su informe final de labores, frente al Secretario de Gobernación, Castillo aseguró que la recuperación del estado no podría lograrse en un año.

"Es evidente que la transformación y la recuperación de años de abandono, no se puede lograr en tan sólo 12 meses", aseguró casi al final de su mensaje. Sin el ajuste a la baja hecho por la procuraduría, los resultados de esos 12 meses hubieran tardado más.