RUBÉN MOSSO | MILENIO DIGITAL
2 de agosto de 2015 / 07:22 p.m.

Ciudad de México.- La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal no descarta ninguna línea de investigación con respecto al homicidio del fotoperiodista Rubén Espinoza y de cuatro mujeres más, ocurrido en viernes pasado en un departamento de la colonia Narvarte en la delegación Benito Juárez.

Así lo manifestó tras ser cuestionados sobre los supuestos intentos de soborno y amenazas de muerte que se dice recibió el fotoperiodista de Cuartoscuro en el estado de Veracruz.

“Lo único que puedo comentar en relación a ese tema (sobornos y amenazas) al que tenemos conocimiento, es de que se inició una averiguación previa en aquella entidad (Veracruz) que atrajo la Procuraduría General de la República (PGR) y que ya solicitamos, en esta colaboración que tenemos con las autoridades federales, para agotar todas las líneas de investigación”, señaló el procurador.

Detalló que los delitos que se investigan en este caso son el de homicidio y robo, y que en las primeras investigaciones es posible establecer que hubo un saqueo en el domicilio ubicado en la calle Luz Saviñon.

Según los reportes periciales los cuerpos encontrados en el departamento presentaban "una herida en la cabeza producida por disparo de arma de fuego calibre .9 milímetros, así como algunas escoriaciones en diversas partes del cuerpo presuntamente originadas por el forcejeo previo al sometimiento".

Dijo que "derivado de este hecho, la Procuraduría General de Justicia del DF activó inmediatamente los protocolos de homicidio y feminicidio, así como el de investigación para la atención de delitos cometidos en agravio de las y los periodistas en el ejercicio de esta actividad".

El procurador dijo que la PGJ se encuentra trabajando en coordinación con la PGR, a través de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión, e incluso se expidió el día de ayer un acta circunstanciada, así como la unidad de defensa de los derechos humanos de la Segob.

Informó que las edades de las víctimas del género femenino eran 18, 29, 32 y 40 años, de quienes se omitió revelar sus nombres, en cumplimiento al protocolo de investigación ministerial, policial y pericial en perspectiva de género por el delito de feminicidio.

Asimismo, se pudo establecer que una de las mujeres se desempañaba como maquillista, originaria de Mexicali. Otra más realizaba actividades de promoción cultural, oriunda de Chiapas; la tercera víctima era empleada doméstica, proveniente del Estado de México. La cuarta víctima se cree que era colombiana, quien compartía residencia con el resto de las mujeres.

Comentó que la Fiscalía de Homicidios entregó tres cuerpos a sus familiares.