16 de julio de 2014 / 11:45 p.m.

México.- El procurador Jesús Murillo Karam indicó que están determinando quiénes cometieron los posibles abusos contra los menores en el albergue "La Gran Familia", ubicado en Zamora, Michoacán, ya que "hay declaraciones que señalan que algunas gentes dentro de la institución" sí protegían a los niños.

En conferencia de prensa, Murillo Karam dijo que hasta el momento han declarado 12 menores, que han sido asistidos por asesores del DIF nacional, y quienes refirieron que sufrieron maltratos físicos y psicológicos, además de abuso sexual, por parte de algunos miembros del albergue.

"Hubo quienes victimizaron a los residentes del lugar, pero también hubo protectores de estos menores, hay héroes dentro de todo este terrible asunto, por lo que se debe deslindar la responsabilidad de cada uno", expresó el procurador.

Dentro de los testimonios, el titular de la PGR indicó que una de las víctimas refirió que existe un cuarto de castigo en el albergue, el cual es llamado "Pinocho", donde se encuentran encerrados sin comida, sin agua y "siendo los demás habitantes del lugar quienes les llevaban víveres a los castigados".

Murillo Karam dijo que durante la intervención de fuerzas federales en el albergue encontraron más de 20 toneladas de basura y reiteró que la investigación derivó de cinco denuncias.

Agregó que 70 padres de familia se han presentado para recuperar a sus hijos que estaban en el albergue, "pero la verdad no podría decirle que han traído documentos, pero sí ya tenemos ya una fila de padres presentando denuncias".

Acerca de la salud de Rosa del Carmen Verduzco, conocida como "Mamá Rosa", el funcionario federal dijo que se encuentra hospitalizada en una clínica particular y que su estado de salud se reporta como bueno. Detalló que se le está controlando la presión y la diabetes que padece.

El funcionario también hizo alusión a los comentarios que han realizado organizaciones nacionales e internacionales, así como intelectuales quienes han salido en defensa de la directora del albergue.

"Quiero decirles que desgraciadamente no es el primer caso en que una institución que nos merece una opinión respetable nos decepciona con este tipo de cuestiones; pero que no es la opinión personal, ni del procurador ni de nadie la que puede motivar una acción penal, sino la evidencia. Para mí las declaraciones de las víctimas tienen un peso sustancial en la intervención de la averiguación; y apenas vamos 12 (niños de 452 que han declarado) y nos faltan muchísimas más", señaló Murillo Karam.

FOTO: Notimex

Ruben Mosso