RUBÉN MOSSO | MILENIO DIGITAL
20 de septiembre de 2015 / 08:19 p.m.

Ciudad de México.- La Procuraduría General de la República (PGR) aseguró un presunto centro de espionaje que se localiza en un departamento que sirve de oficina para la empresa Infraiber, el cual se ubica en la colonia Polanco, perímetro de Miguel Hidalgo, Distrito Federal.

Desde hace semanas, la PGR indaga a Paulo Díez Gargari, abogado de la citada empresa, de quien se presume intervino y grabó las comunicaciones de funcionarios federales y de directivos de la compañía OHL.

Elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) realizaron un cateo en el mencionado departamento donde se encontraron diversos artefactos electrónicos, de telefonía y de cómputo.

El operativo se realizó luego de que un juez federal otorgó la orden de cateo.

En ese inmueble fueron asegurados: un dispositivo electrónico con audífonos y puntas de conexión, 21 discos flexibles de tres y media pulgadas, 442 discos compactos de diferentes marcas y capacidades, dos discos duros internos, diez equipos de cómputo portátiles, cuatro computadoras de escritorio, dos grabadoras de audio y video, así como cinco teléfonos celulares de diferentes marcas y modelos.

También fueron hallados siete equipos de radio comunicación, tres cpu, cinco discos duros, tres equipos de cómputo todo en uno, siete tablets, un adaptador de memoria micro sd, dos cámaras digitales, 43 memorias usb y un dispositivo móvil de alta tecnología.

La diligencia efectuada atendió a la probable responsabilidad en la comisión del delito sancionado por el artículo 117 del Código Penal Federal que señala: "a quien intervenga comunicaciones privadas sin mandato de autoridad judicial competente, se le aplicarán sanciones de seis a doce años de prisión y de trescientos a seiscientos días multa".

Los objetos asegurados quedaron a disposición del agente del Ministerio Público de la Federación, quien integra la averiguación previa correspondiente.