12 de enero de 2014 / 03:06 p.m.

México.- Mientras los verdaderos culpables (los falsificadores) andan libres, aquellos que por error utilizan un billete falso están tras las rejas.

En 2011, un ama de casa de San Luís Potosí compró una libreta y, sin saberlo, pagó con un billete falso de 100 pesos, la encargada del local llamó a la policía, la cual después de realizar la detención de la mujer la puso a disposición de autoridades federales.

Hoy, tres años después y tras cumplir la mitad de su condena, Esperanza Reyes Aguillón desde las Islas Marías pide al presidente Enrique Peña Nieto se le indulte, ya que sus hijos menores de edad quedaron abandonados.

Esta petición realizada por Reyes Aguillón a la Presidencia de la República es apoyada por la Barra Mexicana de Abogados, el Colegio de Abogados y la Fundación Barra de México.

En su momento, esta mujer tuvo una nula defensa por parte del abogado de oficio que se le asignó, debido a que no tenía posibilidades de pagar los servicios de un abogado particular.

El principal elemento para condenar a la señora Reyes a seis años de prisión fue su "actitud sospechosa". Por si no fuera demasiado severa e injusta la responsabilidad penal que se le adjudicó a Reyes Aguillón, sin mayor defensa una noche fue trasladada al penal de Tepic, Nayarit y de ahí a las Islas Marías, donde cumple una condena definitiva, sin contar con una opción para apelar ante las autoridades.

De acuerdo con Gabriel Ortiz Gómez, presidente de la Barra Mexicana de Abogados y quien interpuesto el recurso de indulto presidencial, no existieron elementos para determinar que la señora Reyes estuviera involucrada en la falsificación de moneda o en la colocación de ella en el flujo circulante.

Agencias