26 de junio de 2014 / 12:35 p.m.

México.- El presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano, y otros liderazgos del partido pidieron ayer a Purificación Carpinteyro retirarse de la discusión de las leyes secundarias en materia de comunicaciones.

Tras reunirse con el presidente perredista, la diputada se excusó de participar en el análisis, debate y votación de las leyes secundarias en la materia para no enturbiar el proceso, luego de que se difundiera el martes pasado la charla telefónica que sostuvo con un empresario para proponerle un negocio de reventa de servicios de telefonía móvil, televisión de paga e internet.

A través de un comunicado en su blog, la legisladora, secretaria de las comisiones de Comunicaciones y de Radio y Televisión de la Cámara de Diputados negó, sin embargo, haber incurrido en un conflicto de intereses o en actos ilícitos y confió en que su caso sirva de ejemplo para que todos aquellos legisladores que sí tienen conflictos de intereses explícitos "se excusen de la misma manera en la que lo hago yo".

Esto, dijo, con el fin de que el proceso de debate, discusión y votación de las leyes secundarias en telecomunicaciones "se haga siguiendo el espíritu constitucional, reflejando los preceptos de libertad y de rechazo a los monopolios que mi partido y yo misma siempre hemos defendido".

Por la mañana, entrevistada por MILENIO en su oficina de la Cámara de Diputados, aseguró que sigue interesada en hacer negocios en el sector de las telecomunicaciones al considerar que no existe conflicto de intereses.

Además, celebró que haya aparecido una grabación en la que habla de este tema con el empresario José Gutiérrez Becerril.

Dijo que negarle la posibilidad de participar en este tipo de negocios "sería tanto como decir que un representante del sector agrario que haya negociado una reforma financiera la posibilidad de que hubiera crédito al campo, pues no pudiera pensar que ahora que termine la Legislatura no pudiera ir también a solicitar su propio crédito".

Por ello, insistió, "no creo que haya conflicto alguno de interés en el que una vez que se ha legislado, una vez que efectivamente ya se dieron las condiciones, un legislador pueda pensar, oye, en el futuro yo también quiero participar".

A final de cuentas, abundó, "no podemos estar legislando sobre leyes que creemos que no van a funcionar, al contrario, una demostración de que creemos y pensamos que esas leyes van a funcionar es decir nosotros quisiéramos también participar en ello, porque sabemos que esto puede ser, definitivamente, un buen negocio".

Dijo también que el hecho de que su conversación con el empresario se haya dado a conocer "hay que celebrarlo, porque por lo menos dejamos de hablar de futbol para entrar precisamente en el meollo del asunto".

La legisladora descartó que este asunto dañe las negociaciones en materia de legislación secundaria en telecomunicaciones.

Dijo que la idea de negocio que ella planteó al empresario "es un idea que surge a partir de una reforma constitucional que fue aprobada el año pasado, el 11 de junio del año pasado y de la resolución en el Instituto Federal de Telecomunicaciones que fueron adoptadas el 13 de marzo y que por cierto, no se trata de información privilegiada".

—¿Sigue interesada en este negocio o en negocios de este tipo? ¿No cree que esta situación dañe las negociaciones en materia de telecomunicaciones?

—No creo que dañe las negociaciones de telecomunicaciones, acaso al revés, están levantando precisamente este tema, que es un tema que se ha mantenido oculto tras toda esta cuestión del Mundial, tras una serie de otros velos.

Un legislador que sea representante del sector agrario decir que no se va a poder aprovechar de los créditos me parecería un absurdo. Es obvio que uno legisla y todos somos mexicanos y los beneficios que son para todos los mexicanos son usufructuados por todos, hayan sido legisladores o no.

—¿La respuesta es sí? ¿Sigue interesada en este negocio?

—Sí, definitivamente.

—¿Se arrepiente de esa llamada?

—Digamos que no la volvería a hacer en esos términos.

Qué dice el reglamento

El reglamento de la Cámara de Diputados impide a sus integrantes ostentarse como legisladores en cualquier clase de negocios privados y los obliga además a informar de los asuntos en que tengan intereses o puedan obtener beneficios personales, así como a excusarse de participar en la promoción, gestión, recomendación y discusión de los mismos.

Dicho ordenamiento dedica una sección en particular a las "obligaciones de los diputados y las diputadas".

Además de asistir puntualmente a sesiones, acatar los acuerdos institucionales y conducirse con respeto a sus pares, los legisladores deben actuar al margen de cualquier conflicto de interés.

Entre las obligaciones de los diputados impuestas por su propio reglamento está la de "informar de los asuntos en los que tengan intereses o puedan obtener beneficios personales y excusarse de participar en la promoción, gestión, recomendación y discusión de los mismos".

Asimismo, "abstenerse de realizar actos que sean incompatibles con la función que desempeñan, así como ostentarse con el carácter de legislador en toda clase de asuntos o negocios privados".

La reunión

-Por la mañana, en un hotel de la colonia Condesa, Jesús Zambrano se reunió con Purificación Carpinteyro y ahí le pidió excusarse de la negociación en telecomunicaciones.

-Al mediodía, Jesús Ortega, Guadalupe Acosta y otros negociadores de la reforma en la materia se reunieron también con la legisladora para analizar el impacto de la difusión de la conversación con el empresario.

-Más tarde, el Partido de la Revolución Democrática informó de la petición realizada a la legisladora, quien por la tarde aceptó separarse de la discusión de las leyes secundarias en telecomunicaciones.

FOTO: Especial

MILENIO DIGITAL / DANIEL VENEGAS, FERNANDO DAMIÁN, ALEJANDRO MADRIGAL Y LILIANA PADILLA