MILENIO DIGITAL 
20 de octubre de 2015 / 02:11 p.m.

Ciudad de México.- La PGR debe evitar difundir nuevas versiones que no estén contrastadas sobre la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa, las que generarían impacto en familiares de las víctimas, advirtió el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) durante una de las cuatro audiencias de México ante la CIDH, Washington.

Ángela Buitrago
, integrante del grupo de expertos, dijo que el Estado mexicano, el GIEI y familiares de los normalistas suscribieron ayer un acuerdo para mantener en confidencialidad la información mientras no se notifique a los padres de los estudiantes.

En la presentación del "Informe Ayotzinapa: Investigación y primeras conclusiones de las desapariciones y homicidios de los normalistas de Ayotzinapa" ante la CIDH, Carlos Beristáin expuso ocho puntos clave dentro de la indagatoria que realizaron en seis meses.

El experto de la CIDH resumió que en el informe concluyeron que los normalistas no iban a boicotear el evento político de la entonces presidenta del DIF, María de los Ángeles Pineda Villa; no hay evidencia de que estudiantes estuvieran ligados con el crimen organizado, no llevaban armas, sino piedras.

El ataque dejó a 180 víctimas directas en nueve escenarios en cuatro o cinco horas; también que un quinto autobús no era investigado por la PGR y que podría haber transportado heroína, lo que sería una hipótesis para determinar por qué fueron atacados los normalistas.