MILENIO DIGITAL
12 de abril de 2017 / 09:37 a.m.

MÉXICO.- Las declaraciones de diversos testigos protegidos, tanto en México como en Estados Unidos, fueron pieza clave para que la Procuraduría General de la República integrara una averiguación previa y solicitara a un juez federal, en 2012, una orden de aprehensión contra Tomás Yarrington, a quien se vincula con el cártel del Golfo y Los Zetas.

El ex gobernador de Tamaulipas se presentará hoy ante la Corte de Apelaciones de Florencia para explicar cómo fue que ingresó a Italia; ahí se decidirá si lo mantienen bajo custodia en la prisión de Solliciano o en arresto domiciliario.

De acuerdo con declaraciones rendidas en el sexenio pasado ante la SEIDO, los testigos protegidos con nombre clave El Pitufo y Felipe dijeron que Yarrington tenía nexos con el crimen organizado; El Pitufo aseveró que el ex gobernador colaboró con el narco y también mencionó a Eugenio Hernández, de quien dijo prácticamente les “entregó” Tamaulipas.

El Pitufo trabajó bajo las órdenes del capo Osiel Cárdenas Guillén y de Heriberto Lazcano, El Lazca, quien se convertiría en líder de Los Zetas; ambos grupos han sido vinculados con la mafia calabresa, en Italia.

Ayer, Luigi Rinella, responsable en Roma de la sección especializada en narcóticos del Servicio Central Operativo de la policía, declaró que presumen que Yarrington estuvo escondido en la región de Calabria bajo una falsa identidad.

Indicó que las investigaciones sobre la presencia del tamaulipeco en territorio italiano iniciaron en febrero pasado, por lo que buscan establecer el tiempo que ha permanecido en esa nación europea, y si personas locales favorecieron su estancia ilegal y si cometió delitos.

A su vez, el jefe de la policía de Florencia, Alberto Intini, declaró a una estación de radio local que la presencia de Yarrington en la ciudad fue detectada gracias a los sistemas electrónicos y tecnológicos altamente sofisticados de la policía, que intervino inmediatamente para capturarlo.

Puntualizó que la jefatura de la policía florentina recibió la información sobre las órdenes de captura que pesaban sobre el ex gobernador pocos minutos antes de su arresto.

“La captura fue posible gracias a la colaboración efectiva de todas las fuerzas de policía nacionales y locales”, aseguró.