MILENIO DIGITAL 
5 de marzo de 2017 / 10:48 a.m.

MÉXICO.- Con la promesa de un pago de 20 mil pesos para trabajar en un “ranchito” del norte de México, una organización del crimen organizado intentó reclutar a un joven que fue rescatado este sábado por la Policía Federal (PF).

El miércoles pasado, el estudiante de segundo grado de preparatoria salió de su domicilio en Ecatepec, Estado de México, sin avisar a sus padres.

Su intención era reunirse con un “amigo”, quien le propuso la “oferta de trabajo”.

Al no saber de su paradero desde ese día, sus padres hicieron una denuncia en el Ministerio Público de Ecatepec, donde les dijeron que “la iban a atender”.

Fue hasta la noche del viernes cuando la señora Miriam recibió la primera llamada telefónica de su hijo.

“Mamá estoy bien, voy hacia Chihuahua, me dicen que a Nuevo Casas Grandes, allá nos espera una señora que es la que nos va a contratar”, dijo nervioso vía teléfono celular.

En la comunicación, el chico ni siquiera se atrevió a mencionar la línea en la que iba hacia el norte del país, pues sabía que la persona con la que viajaba podría dañarlo.

El segundo telefonema lo hizo cerca de las nueve de la mañana de este sábado cuando el muchacho fue al sanitario del vehículo para detallar a su madre que iba en un autobús de la línea Transportes Chihuahuenses, que salió de la Central de Autobuses del Norte de la Ciudad de México.

Con los pocos datos aportados por la víctima, el comandante a cargo de la Policía Federal en la terminal, que se ubica en avenida de Los Cien Metros, delegación Gustavo A. Madero, pidió a los encargados de dicha línea de transporte los datos completos del autobús y la corrida con destino a Nuevo Casas Grandes, Chihuahua.

En pocos minutos, el servidor público se enlazó con el destacamento de la corporación en ese estado para informar que el adolescente presuntamente raptado llegaría a las 14:00 horas de este sábado a la central de autobuses de aquella entidad.
Personal de la División de Seguridad Regional destacamentada en Chihuahua implementaron un operativo que dio como resultado la localización del menor, quien, por miedo, rehusó señalar a la persona que lo intentó llevar a la zona fronteriza con EU.

Sin necesidad de la denominada Alerta Amber, el personal de la Policía Federal, adscrita a la Comisión Nacional de Seguridad, rescató al menor y en un vuelo privado, a fin de cumplir el protocolo de seguridad a las víctimas, fue trasladado a Ciudad de México, donde aproximadamente a las 20:30 horas de este sábado fue entregado a sus padres.

La investigación preliminar apunta a que la víctima iba a ser reclutada por un grupo del crimen organizado que opera en el norte del país, según funcionarios.