4 de marzo de 2015 / 11:22 p.m.

Washington.— El policía Darren Wilson no enfrentará cargos por probables delitos federales por la muerte de un joven de 18 años que estaba desarmado cuando le disparó en Ferguson, Missouri, hecho que provocó protestas durante una semana, informó el miércoles el Departamento de Justicia.

Autoridades federales llegaron a la conclusión de que no hay pruebas que contradigan la declaración de Wilson, quien es blanco, en el sentido de que temió por su seguridad y tampoco hay evidencia confiable de que Michael Brown, quien era negro, hubiera levantado las manos cuando recibió los disparos.

La decisión sobre el tiroteo ocurrido el 9 de agosto era esperada, en parte porque en los casos en los que se investiga presunta violación de derechos civiles se exigen altos niveles de certeza para las pruebas. Wilson, quien declaró que Brown lo golpeó en la cara y trató de quitarle la pistola durante un forcejeo, también había sido exonerado por un jurado de investigación de Missouri en noviembre y renunció posteriormente a la policía.

Un reporte por separado emitido el miércoles señaló que los negros en Ferguson son sometidos desproporcionalmente a fuerza policiaca excesiva, detenciones de tránsito sin fundamento y citatorios por infracciones tan menores como caminar a mitad de la calle.

El Departamento de Justicia emitió más de dos decenas de recomendaciones para mejorar al Departamento de Policía y sistema judicial, incluyendo la capacitación de autoridades para enfriar las confrontaciones y mejorar la supervisión a los procesos para reclutar, contratar y promocionar.

Autoridades federales manifestaron el miércoles que los líderes de la ciudad han cooperado y están abiertos al cambio, y señalaron que ya hay señales de mejoría.

Amplias investigaciones similares de derechos civiles realizadas a nivel federal a departamentos de policía problemáticos llevaron al nombramiento de supervisores independientes y el ordenamiento de reformas en las prácticas policiacas más fundamentales. El Departamento de Justicia mantiene el derecho de demandar a un departamento de policía si las autoridades se oponen a hacer cambios, aunque muchas investigaciones resuelven el tema con ambas partes negociando en un borrador de cambios conocido como decreto de consentimiento.

"Es muy evidente que el cambio está llegando. Esto es alentador", dijo John Gaskin III, un activista de Saint Louis. "Es muy lamentable que Michael Brown tuviera que morir, pero a pesar de eso, siento que la justicia está llegando".

Otros opinan que las conclusiones del gobierno federal confirman lo que sabían desde hace tiempo y debe derivar en un cambio en el mando del departamento de policía.

 FOTO Y TEXTO: Ap