MILENIO DIGITAL
20 de septiembre de 2016 / 06:14 p.m.

CUERNAVACA.- A Eduardo Jiménez Candia, de 21 años, le salió muy caro increpar a un policía del Mando Único del municipio de Emiliano Zapata, que no sólo lo esperó afuera del baile popular al que asistía, para agredirlo verbalmente, sino también para golpearlo junto con otros oficiales: dos días después Eduardo murió por los golpes recibidos en el cuerpo y la cabeza.

Tania Susana González, esposa de Eduardo, con quien tenía dos niños -uno de año y medio y el otro de siete- acudió ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) a iniciar una queja contra el policía de Emiliano Zapata, quien presuntamente está involucrado en la muerte de un adolescente por disparo en la cabeza, ocurrido en 2014.

En el expediente, Tania relató los hechos que iniciaron "de la nada" y acabaron con la muerte de su esposo, quien para mantener a su familia se desempeñaba como soldador: "Quiero que se haga justicia... Confío en el gobernador (Graco Ramírez), aún confío en él y que se hará justicia con el caso de mi esposo", indicó en entrevista.

De acuerdo con la versión de la afectada, Eduardo y otros miembros de su familia asistieron el pasado 11 de septiembre a un baile popular, en el municipio de Emiliano Zapata. En algún momento de la noche se registró una pelea durante el evento, por lo que tuvo que intervenir la policía.

"Nosotros estábamos parados cuando inició la pelea y los policías pasaron junto de nosotros. A Eduardo un policía lo golpeó con el hombro, por lo que volteó para ver quién había sido. En eso se voltea el policía y se le queda viendo retadoramente a mi esposo, por eso le dije: vámonos", contó.

De acuerdo con el relato, Eduardo y su esposa salieron del baile, el policía y otros más increparon a su esposo y alguien grito "ese es".

"A mí me tiraron y me comenzaron a patear, a él también le pegaban, hasta que lo tiraron al suelo. Ahí uno (de los policías) le pagaba en la cabeza con un casco", dijo Tania.

La mujer dijo que logró incorporarse con la ayuda de su cuñado y su tía, pero a Eduardo lo subieron a una camioneta.

Marvin, hermano de Eduardo, dijo que los policías seguían golpeando y brincando sobre el cuerpo y cabeza de su familiar. "Se colgaban de los tubos de la camioneta y le caían con sus botas en la cabeza", dijo.

Eduardo fue trasladado semiinconsciente a la base de la policía, donde siguieron golpeándolo, según su esposa Tania, porque supuestamente cuando fueron a rescatarlo a la comandancia, se veía que lo habían agredido en otras partes del cuerpo.

Aun así, la policía cobró 600 pesos para liberarlo, aunque originalmente el costo era de mil 200. "No teníamos más", refiere Tania.

Ella dijo que después se fueron a casa y acostó a su esposo. Así estuvo hasta el sábado 17 de septiembre cuando lo llevaron de emergencia al hospital, en medio de una fuerte temperatura.

Según la versión de Tania, su esposo se convulsionó en la sala de espera de urgencias del hospital general de Cuernavaca, estaba rígido de las piernas y mostraba contracciones en brazos y dedos.

Eduardo fue introducido a emergencias, pero murió en el segundo paro cardiaco, mientras Tania había salido por hielo que le pidieron los médicos para bajar la fiebre de su esposo.