MILENIO DIGITAL
14 de diciembre de 2016 / 10:55 p.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- El Consejo Político Nacional del PRI autorizó a su Comité Ejecutivo Nacional emitir las convocatorias para la postulación y selección de candidatos a las gubernaturas de Estado de México, Coahuila y Nayarit con lo que se da el banderazo oficial al proceso electoral del próximo año.

El presidente del PRI, Enrique Ochoa, aseguró ante su militancia que en todos los casos se postulara “a las personas más honorables y con mayor arraigo en su comunidad”, para evitar personalidades como los ex gobernadores de Veracruz, Javier Duarte; de Quintana Roo, Roberto Borge y de Tamaulipas, Tomás Yarrington, acusados de presuntos actos de corrupción, se filtren y asuman cargos de tal magnitud.

Ochoa adelantó que se implementará una nueva estrategia electoral con la que se espera ganar las elecciones de los cuatro estados: Estado de México, Coahuila y Nayarit, así como las 212 alcaldías que se renovarán en Veracruz.

El líder priista advirtió que el PRI, para las elecciones del 2018, incluyendo las ocho gubernaturas, y jefe de gobierno en la Ciudad de México y la presidencia del país, se llevará ‘Carro completo’.

“Ganaremos a partir del mejor programa, con el mejor trabajo territorial, con la mejor militancia y con las mejores candidatas y candidatos. Con la suma de las mujeres y hombres que comparten nuestra visión, vamos a ganar los cuatro estados. Y en el 2018, con trabajo y visión transformadora, vamos a ganar las elecciones locales; las 8 gubernaturas y las elecciones en la Ciudad de México.

“En el 2018 también vamos a ganar la mayoría en la Cámara de Diputados y vamos a ganar la mayoría en el Senado… y con el trabajo de todo el priismo nacional, en el 2018 ganaremos la presidencia de la República”, dijo.

El Consejo Político del PRI también autorizó blindar a su partido y candidatos para evitar que se tengan vínculos con el crimen organizado. También avalaron que quienes aspiren a cargos de elección popular deberán suscribir una carta compromiso en la que se autoriza una investigación ante instancias judiciales federales y locales.

También que los aspirantes le autoricen al PRI acreditar que no tienen problemas de adicción a alguna droga.