12 de enero de 2014 / 07:41 p.m.

México.- Con el fin de identificar a especies amenazadas y ayudar a ubicar las rutas de contrabando que las afectan, el Instituto de Biología de la UNAM participa con otras instituciones, en el Proyecto de Códigos de Barras de la Vida Silvestre, que utiliza ADN para identificar plantas y animales en riesgo.

En este proyecto se emplea el sistema utilizado en los supermercados para identificar cada producto, pero la diferencia es que éste es genético y recurre al ADN individual, una huella que permanece inalterada a través del desarrollo y es única para cada ser vivo.

En un comunicado, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) indicó que científicos y gobierno trabajan de manera conjunta para generar protocolos adecuados para que esos códigos se empleen de manera rutinaria en casos donde la identidad esté en duda.

Además, para construir un marco legal para que la huella de ADN sea válida en juicios y procedimientos administrativos.

Detalló que se cuenta con una lista de 200 especies prioritarias, a partir de las cuales se obtendrán códigos de barras genéticos que constituirán la biblioteca de referencia, junto con los códigos de especies similares con las que se podrían confundir.

El proyecto incluye la creación de una biblioteca de códigos de especies amenazadas y sujetas a tráfico internacional, que las autoridades puedan utilizar como herramienta de identificación rápida y eficaz de ejemplares y que fortalezcan las evidencias en los juicios.

En la iniciativa colaboran la investigadora Virginia León Régagnon, coordinadora nacional del proyecto; Guadalupe Velarde Aguilar y Gilda Andrade Michel, administradora y responsable de difusión en México, respectivamente, así como un grupo de especialistas en distintos grupos de organismos.

En México participan expertos de El Colegio de la Frontera Sur, el Centro de Investigaciones Biológicas del Noreste, la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

También, autoridades de la Procuraduría General de la República (PGR) encargadas de perseguir los delitos ambientales y la División Científica de la Policía Federal, que aporta su experiencia en el uso del ADN para la identificación de restos humanos.

A nivel mundial contribuyen México, Sudáfrica, Kenia y Nigeria; este año se unirán dos naciones por definir de Asia y Sudamérica.

En 2013, Google otorgó uno de sus premios Global Impact Awards a esta iniciativa mundial para utilizar los códigos de barras genéticos encaminados a combatir el tráfico ilegal de especies.

Notimex