13 de noviembre de 2014 / 04:51 a.m.

Chilpaningo.- La noche de este miércoles,  se confirmó que Iñaky Blanco Cabrera está oficialmente fuera de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Guerrero, por lo que el subprocurador de Control Regional y Procedimientos Penales, Víctor Jorge León Maldonado, se queda al frente de la dependencia como encargado de despacho.

Bernardo Ortega Jiménez, presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso local, confirmó que la tarde del miércoles fue ingresada a la Oficialía Mayor la renuncia del procurador General de Justicia, Iñaky Blanco Cabrera, por lo que el primer subprocurador asumió como encargo del despacho por mandato legal.

En este caso, el primer subprocurador es Víctor Jorge León Maldonado, uno de los funcionarios más cercanos a las investigaciones relacionadas con el caso Iguala-Ayotzinapa.

Ortega Jiménez explicó que en la sesión de este jueves, el Pleno del Congreso sesionará para dar trámite a la licencia, lo que dejará oficialmente a Blanco Cabrera fuera de la Fiscalía General.

A partir del jueves, la Comisión de Gobierno tendrá la obligación de lanzar una convocatoria para que los ciudadanos que estén en condiciones participen en un proceso de selección del próximo procurador.

Al término de los 20 días, la Comisión de Gobierno elegirá diez propuestas del total de ciudadanos inscritos y la enviará al Ejecutivo local, quien de entre esos diez devolverá una terna de abogados para que el pleno decida quién se queda al frente de la PGJE.

Es la primera ocasión en que el Poder Legislativo implementará este procedimiento, que es producto de la reforma a la Constitución Política del Estado de Guerrero, aprobada en el segundo año de mandato de Ángel Aguirre Rivero, quién se separó del Ejecutivo local a consecuencia de los hechos del 26 de septiembre en Iguala de la Independencia.

Antes, el gobernador en turno proponía una terna al Congreso local y este designaba por mayoría simple, ahora se recurrirá a la emisión de una convocatoria.

FOTO: Javier Trujillo

Rogelio AGUSTÍN, JOSÉ ANTONIO BELMONT E ISRAEL navarro