5 de octubre de 2014 / 10:20 p.m.

México.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) mantiene vigilancia permanente luego del derrame de hidrocarburo en un oleoducto de Petróleos Mexicanos (Pemex), a causa de una toma clandestina en Altamira, Tamaulipas.

La dependencia detalló que personal especializado llevó a cabo una inspección a las instalaciones de Pemex, para constatar la magnitud de los daños ambientales ocasionados por la emergencia del 25 de julio pasado.

En la inspección, se detectó que la fuga de hidrocarburo en la zona sur del estado dañó una superficie de 30 mil metros cuadrados de suelo natural, mismo que deberá ser remediado hasta alcanzar niveles permisibles.

Asimismo personal de la Profepa constató que Pemex contrató empresas privadas para llevar a cabo los trabajos de remediación, para lo cual retiró una cantidad superior a las nueve mil 500 toneladas de suelo afectado para su tratamiento.

Las acciones efectuadas por las empresas de servicios contratadas son objeto de supervisión permanente por la delegación federal de la Profepa en Tamaulipas, con el objetivo de verificar el cumplimiento de la normatividad ambiental hasta que concluyan los trabajos.

La empresa petrolera, como responsable directa, deberá cumplir con los parámetros de limpieza establecidos en la Norma Oficial Mexicana NOM-138-SEMARNAT/SS1-2012, para garantizar que el sitio sea saneado, conforme a sus condiciones naturales.

FOTO: Especial 

NOTIMEX