12 de junio de 2014 / 04:47 p.m.

México.- La Organización Internacional del Trabajo (OIT) aseveró que las políticas de protección social bien concebidas que respondan a las necesidades de los menores de edad pueden tener un impacto real en la lucha para erradicar el trabajo infantil.

"La protección social, junto con la educación formal de calidad, universal y obligatoria al menos hasta la edad mínima de admisión al trabajo, el trabajo decente para los adultos y los jóvenes en edad de trabajar, una ley eficaz y un diálogo social consolidado, forman parte en conjunto de una respuesta adecuada" a ese problema, planteó.

Guy Ryder, director general del organismo, expuso que las pensiones, así como las prestaciones por desempleo, maternidad, discapacidad y accidentes en el trabajo, contribuyen a prevenir las situaciones en que los niños tienen que trabajar para complementar los ingresos familiares insuficientes o inseguros de la familia.

Indicó que los menores de edad se ven obligados a entrar en el trabajo infantil debido a un deceso, accidente, enfermedad u otra pérdida de ingresos imprevista.

Sin embargo, a escala mundial sólo 12 por ciento de los trabajadores desempleados recibe prestaciones por estar en esa condición, sólo 28 por ciento de las mujeres empleadas están protegidas por las prestaciones por maternidad y sólo 52 por ciento de las personas en edad de jubilación reciben una pensión.

Ryder expuso que la cobertura de la salud que garantiza el acceso a asistencia médica no sólo permite mejorar la salud de las personas, pues protege a los hogares del riesgo de caer en la pobreza debido a los gastos en la sanidad. En la actualidad, alrededor de 40 por ciento del total del gasto en salud está a cargo del enfermo.

El directivo refirió que la recomendación sobre los pisos de protección social de la OIT, 2012 refleja el consenso mundial en torno a las garantías de protección social definidas a nivel nacional como un derecho fundamental para todos.

"Exhorta a los 185 estados miembros de la OIT a garantizar que todas las personas tengan un acceso, al menos, a los servicios de sanidad esenciales y a una seguridad de ingresos básicos a lo largo de toda la vida", puntualizó.

En el marco, este jueves, del Día mundial contra el trabajo infantil, el organismo multilateral refirió que entre 2008 y 2012 el número de niños trabajadores descendió de 215 millones a 168 millones.

Empero, con el propósito de acelerar la disminución del trabajo infantil la comunidad mundial debe abordar las causas que lo originan de manera más eficaz, sostiene la OIT.

El Día mundial contra el trabajo infantil se instituyó días después de la publicación del Informe Mundial sobre la Protección Social 2014-2015 de la OIT, que muestra que muchos niños no reciben las prestaciones familiares que necesitan para realizar su potencial.Con base en datos del organismo, de los 168 millones de niños que trabajan en el mundo, 85 millones de ellos desempeñan trabajos peligrosos.

FOTO: Notimex

NOTIMEX