22 de diciembre de 2014 / 04:42 a.m.

Guerrero.- Un grupo de normalistas realizó una protesta para exigir la presentación con vida de los 42 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa cuando guerrerenses realizaban el tradicional Paseo del Pendón, la festividad más importante de la región centro del estado, en Chilpancingo.

Entre la concurrencia de gente que avanzaba en caravana se filtró un contingente de estudiantes de la Normal Federal Rafael Ramírez, ubicada en Chilpancingo, con una camioneta color blanca tapizada con los rostros de los 43 desaparecidos.

No hubo gritos ni consignas entre los normalistas, pero la imagen de los normalistas fue captada por más de cien mil persona que estaban presentes por el Paseo del Pendón.

Tras la unidad avanzó el grupo de estudiantes que llevaban en la espalda una hoja con el rostro de los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa.

"Nos han dado algunas muestras de apoyo, discretas, pero hasta el momento nadie nos ha tratado mal", dijo uno de los estudiantes que participó en la marcha

En el recorrido, algunos habitantes expresaron su deseo de que la polarización generada por el caso Iguala-Ayotzinapa termine, lo que solamente se conseguirá, dijeron, con la presentación de los 43 jóvenes desaparecidos

Los maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) permanecieron en su campamento, algunos incluso portaron playeras con la leyenda del Pendón 2014.

Elementos de la Policía de Guerrero se encontraron resguardando el paso de guerrerenses y en espera de cualquier movimiento en el campamento de la CETEG, pero los maestros no se movieron de ahí.

"Vivos se los llevaron, vivos los queremos", señalaba una pancarta que un ama de casa colocó mientras el gobernador interino de Guerrero, Rogelio Ortega Martínez, pasaba por la calle 5 de mayo, en el centro de Chilpancingo.

En la esquina que forman Benito Juárez y Nicolás Catalán, uno de los cronistas del evento hablaba sobre el clima de paz que se necesita para mantener ese tipo de actividades a salvo.

"Afortunadamente hay paz en Chilpancingo y aquí lo estamos demostrando", indicaba un locutor, lo que motivó que de entre la concurrencia un vecino le reprochara: ¡sí hay paz, pero también queremos justicia. Que nos devuelvan a los muchachos!

Detrás del gobernador y la comitiva del alcalde de Chilpancingo, Mario Moreno Arcos, siguieron los carros alegóricos de la señorita Flor de Noche Buena, de los barrios tradicionales y luego el paso de más de cien danzas regionales.

El Paseo del Pendón culminó con pocos incidentes, la mayoría derivados de pleitos entre participantes en el evento que se encontraban alcoholizados. 

FOTO: Reuters 

ROGELIO AGUSTÍN