MILENIO DIGITAL
21 de diciembre de 2016 / 04:53 p.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- Decenas de personas vestidas como Santa Claus y los Reyes Magos se concentraron en el Zócalo de la Ciudad de México para exigir la autorización para montar sus puestos de fotografía en la Alameda Central y los alrededores de la delegación Cuauhtémoc.

Los manifestantes bloquearon por un momento la circulación vehicular en 20 de Noviembre y continuaron su protesta hacia los carriles de extrema derecha de la Plaza de la Constitución, donde con cartulinas pidieron espacios para instalarse.

"Desde que nos quitaron de ahí nos han traído de un punto a otro y no nos conviene. Nosotros aprovechamos esta época para poder hacer ahorros para todo el año y nos están afectando", comentó Reynaldo, quien se viste de Santa Claus desde hace más de 10 años.

Esperanza Alcántara, representante de la organización Unión de Vendedores Fijos, Semifijos y Ambulantes de la Alameda Central indicó que esperarán a que los reciba Patricia Mercado, secretaria de Gobierno capitalina.

"Ya no queremos enfrentarnos a lo mismo de cada año, que solo nos dan promesas. Año con año hemos pedido lo mismo, hemos ingresado documentos y cumplido con todo lo que nos piden pero siempre le dan vuelta. Nos tienen en la delegación Cuauhtémoc pero ahí ya no cabemos".

Los hijos y esposas de los Santa Claus y Reyes Magos, portan pancartas con consignas como "queremos trabajar", "que no muera la tradición", "no me roben la ilusión".

Más de 200 personas realizan un recorrido alrededor del Zócalo para permanecer en el edificio de gobierno hasta que sean atendidos. Este cuadro fue cerrado a la circulación para evitar congestionamiento vehicular.

El pasado 15 de diciembre, autoridades de la delegación Cuauhtémoc dejaron claro que no se abriría espacio alguno para la instalación de la romería navideña, para lo cual adujeron quejas ciudadanas por la basura que se deja, las complicaciones viales y la inseguridad que se generan.

Los comerciantes indicaron que esperan todo el año la temporada decembrina para ganar algo de dinero con las fotografías que los niños se toman en sus puestos.