ANGÉLICA MERCADO / MILENIO DIGITAL
21 de diciembre de 2015 / 02:37 p.m.

Ciudad de México.- En plena discusión sobre el uso de la mariguana, el Senado tiene lista la reforma para liberar a cerca de 10 mil mujeres que cometieron el delito de portación, consumo o comercio del enervante, sin esperar a que se dé el debate.

Asimismo, la nueva Ley de Ejecución Penal contempla el beneficio de preliberación para las que están presas por delitos de baja cuantía, también conocidos como robos por hambre.

Cifras de la Dirección General de Estudios, Promoción y Desarrollo de los Derechos Humanos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) dan cuenta de que en el país al menos 7 mil mujeres se encuentran presas por haber robado alimentos, sin posibilidades de una fianza y de ningún apoyo.

"Hay un caso que conocí personalmente. Eran cinco productos que sumaban 72 pesos. La fianza que se le pidió a la mujer fue de 12 mil 500 pesos porque el Ministerio Público dijo que, por default, para evitar que se pudiera sustraer de la aplicación de la justicia eran 10 mil pesos", relató a senadores la titular de la citada dirección de la SCJN, Leticia Bonifaz.

De acuerdo a la Comisión para la Igualdad de Género, hay un trato diferenciado para los hombres y mujeres hasta en las cárceles, porque los varones dentro de los penales siguen recibiendo visitas familiares, pero ellas sufren un abandono total de la familia.

Por ello la nueva Ley de Ejecución Penal contendrá un enfoque de género que contempla tres casos específicos para que mujeres presas puedan gozar del beneficio de la pre liberación.

El presidente del Senado y ex titular de la Comisión de Justicia, Roberto Gil, reveló que ya hay un predictamen de la Ley de Ejecución Penal que contempla tres casos de preliberación: los delitos patrimoniales de baja cuantía por el cual esas personas están en la cárcel, pues no pueden reparar el daño.

Por posesión o portación de mariguana por arriba de los umbrales establecidos en la Ley General de Salud, cuando no hay ahí riesgo para la seguridad pública.

Y en tercer lugar, cuando por razones de la maternidad el niño o niña está en situación de reclusión y es preferible que esa persona esté en libertad.

Luego de consultas con organizaciones sociales, el Senado decidió incluir entre los beneficios de la preliberación a las mujeres que están presas por delitos relacionados con el comercio de mariguana.

De acuerdo con Gil, en México se ha abusado de la cárcel y por ello la nueva Ley de Ejecución Penal proyecta la justicia alternativa.

"Para las mujeres, como en otros aspectos de la vida, el escenario es mucho peor. Muchas de ellas, las que están en situación de reclusión, son madres solteras que ven en el delito la única opción para mantener a su familia. Muchas otras inducidas o amenazadas por sus parejas, que las utilizan precisamente como carne de cañón en las cadenas de delincuencia y especialmente de narcotráfico".

Explicó que ocho de cada 10 mujeres fueron sentenciadas por delitos contra la salud. Una de cada 100 tiene antecedentes penales. Nueve de cada 10 no portaba armas al momento de su detención y cometió otro delito en concurrencia.

"En suma, la gran mayoría de estas mujeres no constituyen un riesgo significativo para sus comunidades, pero cada día que pasan en prisión es un día en el que una familia se desintegra, que un niño o una niña crece en abandono; es un día perdido por una sociedad que aspira a ser justa".

En ese sentido, el Senado tiene listos dos artículos transitorios, el primero para los casos vinculados al comercio con mariguana.

Explicó que se trata de personas sentenciadas por posesión de mariguana, por encima del umbral establecido por la Ley General de Salud, que podrán recobrar su libertad siempre y cuando el delito no se hubiera cometido con violencia y no se hubiese un antecedente penal previo.

"Calculamos que aproximadamente 10 mil mujeres podrían salir de la cárcel, que hoy están recluidas en centros penitenciarios porque estuvieron vinculados a una de las conductas vinculadas al comercio de mariguana, ya sea porque en el lugar donde habitaban había algún gramaje de mariguana o cannabis o bien porque la portaban al momento de su aprehensión".

La intención, dijo, es recuperar el tejido social.

El segundo beneficio será para las madres que son el único sustento de sus hijos.

De acuerdo al Informe Especial de la CNDH sobre las Mujeres Internas en los Centros de Reclusión de la República Mexicana de 2014, hay situaciones que vulneran los derechos humanos de las presas y de sus hijos que permanecen con ellas, relacionados con maltrato, diversidad de criterios sobre la permanencia de los menores que viven con sus madres y falta de apoyo para que accedan a los servicios de guardería y educación básica.