12 de noviembre de 2014 / 02:05 p.m.

 

Guerrero.- Maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (Ceteg) y la policía estatal se enfrentaron en Chilpancingo, luego de que los elementos de la corporación replegaran a los disidentes que atacaron las instalaciones del PRI.

Según la disidencia magisterial, tomar la sede del tricolor en la capital de la entidad era parte del plan de acción en protesta por la desaparición de los 43 alumnos de la Normal Rural de Ayotzinapa.

Minutos después de las 11 horas, más de 500 miembros de la Ceteg, embozados y armados con palos, tubos y piedras, arribaron a la sede del PRI, enseguida ingresaron para realizar destrozos e incendiarla.

Tras unos 20 minutos, elementos de la policía estatal fueron desplegados para dispersar a los manifestantes, quienes en un primer avance fueron replegados de la sede priista en Chilpancingo.

Sin embargo, mientras retrocedían, los maestros lanzaron botellas y piedras, mismas que eran devueltas por los uniformados; enseguida se desató el enfrentamiento que duró casi una hora.

En este periodo, policías e integrantes de la Ceteg se arrojaron piedras, tubos, palos e incluso los embozados empujaron hacia la valla de efectivos una camioneta que se encontraba estacionada en las inmediaciones del lugar y que quedó entre ambos contingentes.

Por momentos, la corporación policiaca de Guerrero lanzó gases lacrimógenos para intentar disuadir la protesta; no obstante, los integrantes de la disidencia magisterial respondieron con petardos y el enfrentamiento siguió.

Entonces ambos grupos se acercaron, y el subsecretario de Seguridad Pública del estado, Juan José Gatica Martínez, y un dirigente de la Ceteg se juntaron para discutir la conclusión de la trifulca.

El maestro embozado exigió al mando policiaco que fueran liberados los dos integrantes de la Ceteg que, a decir de este mismo movimiento, fueron detenidos durante la gresca; sin embargo, Gatica Martínez negó el hecho.

Se acercaron y dialogaron en un par de ocasiones más, pero la exigencia de los disidentes era la misma, fue entonces que, cuando se comunicaban de nueva cuenta, un grupo de maestros tomó al mando y se lo llevó hacia una camioneta.

Ya retenido Gatica Martínez, un sujeto lo golpeó en la cara, lo subieron a una camioneta blanca y entonces el contingente partió hacia la plaza central de Chilpancingo, donde desde hace meses mantienen un plantón.

Luego de poco más de tres horas, dirigentes magisteriales entregaron a autoridades de derechos humanos de la montaña al subsecretario de Seguridad Pública de Guerrero, a cambio, dijeron, de que más tarde fueran dejados en libertad sus compañeros detenidos.

En conferencia, Saturnino García, integrante de la Ceteg, detalló que sus compañeros capturados son Adrián Guzmán Lino, proveniente de Costa Grande, y Simplicio Trinidad Rosario, de Acapulco.

El maestro puntualizó que llegaron a este acuerdo con autoridades de la Secretaría de Gobernación, pues aclaró que con el mandatario estatal, Rogelio Ortega, no sostienen ninguna interlocución. Enseguida, los integrantes de la Ceteg entregaron "oficialmente" a Gatica Martínez a Vidulfo Rosales de derechos humanos de Tlalchinola.

FOTO: MilenioMILEIO DIGITAL/ JOSÉ ANTONIO BELMONT, ISRAEL NAVARRO Y ROGELIO AGUSTÍN