29 de enero de 2015 / 09:03 p.m.

Jordania.- El gobierno de Jordania exigió pruebas de que un piloto jordano rehén del grupo Estado Islámico está vivo antes de proceder a un posible canje con una prisionera iraquí, dijo un vocero.

Los milicianos han amenazado matar al piloto, teniente Muath al-Kaseasbeh, al anochecer a menos que Jordania ponga en libertad a la condenada a muerte y la entregue en la frontera con Turquía.

La mujer, Sajida al-Rishawi, participó en un ataque mortífero a un hotel en Ammán hace una década.

El portavoz del gobierno jordano, Mohamed al-Momani, dijo el jueves por la tarde que al-Rishawi estaba todavía en Jordania, lo que planteaba dudas de que se pudiera cumplir con el plazo de los extremistas que vencía una hora después.

"Queremos ver una prueba de que el piloto jordano esté vivo y después podremos hablar sobre el canje", agregó.

Un nuevo mensaje presuntamente emitido por el grupo Estado Islámico indicó que el jueves por la tarde vencía el plazo fijado para que Jordania liberase a la prisionera iraquí bajo amenaza de matar al piloto capturado por la organización.

El gobierno japonés dijo que la voz del mensaje leído en inglés parece ser la de Kenji Goto, un periodista japonés que también es rehén del grupo extremista.

El mensaje se publicó en internet después que el miércoles Jordania ofreció entregar a la prisionera, vinculada con al-Qaida, a cambio de la liberación del piloto de la Fuerza Aérea jordana.

The Associated Press no pudo verificar de manera independiente el contenido de la grabación, que fue difundida a través de cuentas de Twitter afiliadas con el grupo Estado Islámico.

Los casos del rehén japonés, el piloto jordano y la prisionera iraquí detenida en Jordania se interrelacionaron en días pasados.

La grabación indica que el piloto será asesinado si la prisionera no es entregada en la frontera con Turquía a cambio de Goto hacia el atardecer. Se desconoce cuál será la suerte de Goto si la mujer iraquí no es liberada para entonces.

En Tokio, el vocero del gobierno, Yoshihide Suga, dijo el jueves que estaba en contacto con el gobierno de Jordania y que Japón hacía todo lo posible para la liberación de Goto en conjunto con otros países de la región como Turquía, Israel y Jordania.

Los esfuerzos para la liberación de al-Kaseasbeh y Goto se aceleraron tras conocerse el martes un presunto ultimátum donde se decía que el grupo Estado Islámico mataría a ambos rehenes en 24 horas si Jordania no liberaba a al-Rishawi.

Japón se ha dedicado a tratar de resolver la crisis que comenzó la semana pasada al difundirse un video del grupo Estado Islámico en el que aparecían Goto y otro rehén, Haruna Yukawa, arrodillados y ataviados con trajes color naranja al lado de un hombre enmascarado que amenazaba con matarlos en 72 horas a menos que se les pagaran 200 millones de dólares como rescate.

Desde entonces la demanda se modificó por la liberación de al-Rishawi. La milicia presuntamente asesinó a Yukawa aunque el hecho no se ha confirmado.

"Esta acto ruin es totalmente imperdonable", dijo el jueves el primer ministro japonés Shinzo Abe el jueves en el parlamento.

Goto, un periodista que colabora con diversos medios, fue capturado en Siria en octubre, al parecer cuando trataba de rescatar a Yukawa, quien fue tomado como rehén a mediados del año anterior.

En Tokio, la madre de Goto, Junko Ishido, ha hecho pedidos desesperados al gobierno para que salve a su hijo.

"Sé que el señor Abe es alguien que puede resolver esto. Confío en él y no puedo hacer nada más", dijo.

La liberación de la prisionera sería contraria a la actitud firme de Jordania hacia los milicianos de ese grupo y a la posición de su aliado principal, Estados Unidos, de no negociar con extremistas.

El rey Abdulá de Jordania enfrenta cada vez más presión para traer al piloto a casa. El padre del piloto dijo que se reunió el miércoles con el monarca y que este le aseguró "que todo estaría bien".

TEXTO Y FOTO: AP