MILENIO DIGITAL | EUGENIA JIMÉNEZ
18 de agosto de 2015 / 08:26 a.m.

México.- El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, que apoya en la investigación del caso Iguala, rechazó interrogar por escrito a los militares del Batallón 27, como lo propusieron la Secretaría de Gobernación y la cancillería el 3 de agosto dentro del marco del proceso penal.

Los expertos de la CIDH también acusaron que las autoridades ocultaron evidencias a los padres de los estudiantes, así como la posible destrucción de videograbaciones de la intervención policial.

Sin embargo, el informe de la Fiscalía Especial de Guerrero sobre la investigación señala en la página 18: "En la inspección ocular se encontró un vehículo abandonado de la línea Estrella de Oro con los cristales rotos y las llantas ponchadas, apreciándose en su interior y sobre los escalones rocas de distintos tamaños; en el exterior, a una distancia aproximada de 5 metros de la unidad, se encontraban amontonadas diversas prendas de vestir (ocho playeras, un suéter y un pañuelo) una de ellas (playera) con manchas de líquido hemático (sangre), sobre la cual se solicitó la prueba pericial de genética forense para la obtención del perfil y futuras confrontas con la base de datos de la institución y de las demás procuradurías y/o fiscalías, procediendo al aseguramiento de la unidad motriz y la evidencia localizada".

En conferencia, al presentar su quinto informe los integrantes del grupo de expertos, Claudia Paz, Alejandro Valencia, Francisco Cox y Carlos Beristáin, señalaron que el argumento del gobierno para impedir las entrevistas directas con los militares es que una acción como esta "pondría en riesgo la legalidad de la investigación".

De las evidencias de ropa encontradas de los normalistas, se expuso que el "29 de junio, el GIEI encontró en el expediente que el 27 de septiembre de 2014 se había realizado una diligencia de recogida y resguardo de ropa. Dicha situación no era conocida por los familiares ni sus representantes, y tampoco existía un registro específico ni procesamiento de la misma".

Este hecho, lo consideró el grupo como grave, "por eso solicitó a PGR... Dicha diligencia se realizó el 29 y 30 julio, y las muestras tomadas de forma conjunta por los peritos de ambas partes serán enviadas al laboratorio de Innsbruck para su análisis".

El GIEI "ve con preocupación la pérdida de pruebas en el caso". Ha informado a la PGR, de "la existencia de un video de la intervención policial que dio lugar a la desaparición de un grupo de normalistas en el escenario de la salida de Iguala cerca del Palacio de Justicia. Sin embargo, parece que tales registros videográficos fueron destruidos"; de confirmarse esto, la PGR debe investigar.

También el grupo de expertos solicitó un peritaje independiente que examinara varias autopsias.

Sobre continuar con su mandato para continuar las investigaciones otros seis meses, mencionaron que falta la respuesta del gobierno, esta solicitud se formuló el domingo al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, con quien se reunieron.

El grupo informó que será el 6 de septiembre cuando presenten su informe final sobre el apoyo técnico brindado a la investigación.