MILENIO DIGITAL | ISABEL ZAMUDIO
31 de agosto de 2015 / 03:48 p.m.

Xalapa.- El gobernador de Veracruz, Javier Duarte, lamentó que se hiciera un juicio a priori contra él en el caso del asesinato del fotoperiodista Rubén Espinosa y la activista Nadia Vera, y otras tres personas, ocurrido hace un mes en la colonia Narvarte, en la Ciudad de México.

"Ni lo hice, ni lo mandé hacer, como no tengo en ninguno de los otros casos que tiene que ver con lamentables incidentes que han privado de la vida a trabajadores de la comunicación", aseguró.

"En el caso Narvarte, puedo hacer algunas precisiones, la primera, por más legítimas que sean las causas, por más transparentes que parecieran ser las banderas que algunos enarbolan, cuando no se tiene la razón, simplemente no se tiene. Paso a paso, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal ha ido desarrollando su investigación y dando a conocer a la luz pública los avances en torno a este aberrante caso en el que lamentablemente fallecieron cinco personas. Hubo desde un inicio un linchamiento público hacia mi persona en torno a ese caso", dijo en conferencia de prensa.

El gobernador de Veracruz dijo que poco a poco los hechos van esclareciéndose y va saliendo la verdad a la luz pública, tras la detención de un ex elemento de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal.

Javier Duarte rechazó estar involucrado en este caso o alguna otra agresión contra comunicadores.

"Algunos reconocidos escritores e intelectuales participaron en este esquema de señalamiento de mi persona. Si yo fuera Javier Duarte un ciudadano más, como lo soy en mi persona, pues no tendría mayor relevancia, porque yo en mi conciencia estoy claro que no tengo absolutamente nada que ver con el caso.

Refrendó su disposición y la de su gobierno para colaborar y coordinarse con las autoridades del DF para el esclarecimiento del caso, aunque, dijo que queda poco por hacer por parte del gobierno del estado debido a que ha entregado toda la información que la ha solicitado la PGJDF.

Dijo que prueba de ello, es que declaró como testigo, con lo que es el primer gobernador que acude a rendir una declaración ministerial ante una autoridad de una administración local.

"Lo hice porque tengo la conciencia limpia, porque no tengo nada que ocultar, porque soy un hombre de bien y que todos los días trabajo con determinación y mucha energía en favor de la sociedad a la que represento".