MILENIO DIGITAL
19 de diciembre de 2016 / 07:46 p.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- La senadora Ana Gabriela Guevara reconoció que la camioneta asegurada por la Procuraduría General de la República el viernes pasado era en la que viajaban sus agresores, a quienes, aseguró, no les otorgará el perdón.

“Hay avances y no quisiera entrar en detalles de la averiguación para no entorpecer las investigaciones. Aunque es evidente que es el mismo auto y las mismas placas, es notorio el tallón que tiene el vehículo en torno al daño que ocasionó a mi motocicleta”, dijo al salir de la delegación de la PGR en el Estado de México.

Después de que se difundiera en redes sociales la imagen de uno de los presuntos agresores y que es ex funcionario de inteligencia de la Comisión Estatal de Seguridad Ciudadana, la legisladora refirió que de acuerdo con las autoridades ha sido dado de baja.

“No podemos permitir esto, nada justifica la violencia y los golpes, él como elemento en activo o inactivo tuvo que haber actuado de manera distinta, no con violencia y abuso de fuerza”, reprochó.

Pese a que el delito de lesiones no está tipificado como grave -dijo- será prudente y esperará a que la autoridad termine de hacer su trabajo, o bien a que el proceso llegue a un juez y determine cuál será la pena.

Reiteró que no otorgará el perdón y no accederá a la mediación. "Es un incidente de tránsito que no fue en movimiento porque me tumba con la moto parada, lo hizo con toda la alevosía y ventaja para tumbarme, después siguieron los golpes", refirió.

Afirmó que los familiares del presunto agresor tienen el mismo derecho de defenderlo que ella de presentar su denuncia, pero serán las autoridades y los peritajes correspondientes los que determinen cómo fueron los hechos.

Sostuvo que esperará los avances de la investigación, sobre todo, del peritaje, y aclaró que no amplió su declaración, ahora "la bola está en la cancha de ellos".

Dijo que ha recibido atención de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y de la Fiscalía de Atención a Víctimas de la Procuraduría capitalina.

Aseguró que su caso ha destapado la “caja de Pandora” y que por ello en la última sesión del Senado solicitó iniciar la Cruzada Nacional contra la Violencia.