MILENIO DIGITAL | FELIPE LARIOS
29 de agosto de 2015 / 08:30 a.m.

Hermosillo.- El Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de Sonora rescató a dos niñas y un niño que habían sido vendidos en 150 mil pesos por una banda liderada por un funcionario estatal y un ex abogado ganadero.

Agustín Blanco Loustaunau, titular del organismo, explicó que los menores, de entre uno y tres años, fueron recuperados por la fiscalía estatal en la investigación que se sigue por la sustracción y tráfico de infantes, y los puso a disposición del DIF.

La dependencia informó que los niños que fueron "comercializados" nunca pertenecieron al estado porque no se pusieron en custodia del sistema DIF para su resguardo, en tanto que la autoridad judicial determinará si pueden ser adoptados.

El titular de la PGJE, Carlos Navarro Sugich, informó que 16 personas fueron consignadas por presunto tráfico de menores, entre ellas Vladimir Alfredo Arzate Carvajal, ex subdirector de la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia del DIF, quien también era el encargado de la línea Protege.

Blanco Loustaunau consideró que Arzate, quien dejó de laborar en el DIF en mayo pasado y se encuentra prófugo, traicionó la confianza de la institución y puso en riesgo la integridad de los menores.

"Mentes criminales con una ambición negativa y desmedida, planearon estas acciones de operaciones con menores, entiendo que cometiendo delitos de sustitución y sustracción de menores", manifestó.

Detalló que el DIF ha intervenido en los procesos de adopción de 163 menores nacidos en los hospitales Infantil y de la Mujer, todos hijos de madres en estado de alta vulnerabilidad por problemas de consumo de droga, alcoholismo o pobreza extrema.

Dijo desconocer quién era el jefe inmediato de Vladimir Arzate, pero reveló que ingresó al gobierno estatal en octubre de 2009, un mes después de iniciada la presente administración.

"No sé quien contrató (a Arzate), cuando yo ingresé al Sistema DIF estatal él ya laboraba en la institución", refirió al añadir que el pasado mes de mayo Arzate se tomó sus vacaciones y nunca volvió a su puesto de trabajo.

Afirmó que la dependencia tiene "candados" a la hora de contratar y regular las actividades de sus funcionarios, ya que todo el personal pasa por una serie de exámenes y requisitorias.

"En el caso particular de él (Arzate), debe haber pasado por todos los procedimientos que establece la Dirección de Recursos Humanos para los efectos correspondientes", precisó el director general del DIF.

Blanco aclaró que el destino de los bebés y las personas que los adoptaron de manera irregular está en manos de los resultados de las investigaciones que realiza el Ministerio Público responsable del caso. "El DIF busca no vulnerar más a estos niños", dijo.

Funcionarios de la Policía Estatal Investigadora reportaron la captura de ocho de las 16 personas contra quienes se habían girado órdenes de aprehensión por su presunta responsabilidad en este caso.