MILENIO DIGITAL
23 de marzo de 2017 / 09:04 a.m.

JOJUTLA.- Durante el segundo día de excavaciones en las fosas irregulares en Jojutla fueron recuperados siete cuerpos, todos del sexo masculino.

Se informó que las etiquetas de dos de los cadáveres estaban destruidas e ilegibles, por lo que ya cuentan con una nueva carpeta de investigación.

En conferencia de prensa para informar sobre las excavaciones, Javier Pérez Durón, fiscal general de Morelos, señaló: “Estamos hablando de 25 carpetas con 35 cuerpos. Eso es lo que deberíamos de tener, esa es la información que tiene la fiscalía, pero yo siempre lo he dicho: yo no puedo asegurar lo que hay allá adentro. Esa información la vamos a tener hasta que terminemos de rascar esa fosa”.

Las labores de este miércoles para recuperar los cadáveres enterrados de manera irregular en fosas ubicadas en el panteón de la colonia Pedro Amaro, empezaron alrededor de las 7:40 horas.

Llegar a la capa inicial de cuerpo se atrasó debido a que primero fueron hallados más de 50 restos óseos.

“Tienen que darnos una clara identificación de cada hueso, qué pasó ahí y quién es responsable de esas atrocidades.”, exigió Javier Sicilia, fundador del Movimiento por la Paz.

Las autoridades señalaron que en las labores de identificación genética la fiscalía estatal cuenta con el apoyo de personal de la División Científica de la Policía Federal, la Procuraduría General de la República y la Universidad Autónoma del Estado de Morelos.

El fiscal aseguró que continuarán las investigaciones sobre estas inhumaciones irregulares y “se llegará hasta las últimas consecuencias”.

Sin embargo, deslindó al gobernador Graco Ramírez de estos casos, pues la ley establece el nivel de responsabilidad de cada uno de los involucrados.

“La fiscalía tiene un titular y tiene responsables. y de ahí se desprenden las responsabilidades. No creo que le alcance una responsabilidad al señor gobernador”, subrayó.

A las labores de ayer no solo se acercaron familiares de desaparecidos, sino incluso personas que ya encontraron a sus seres queridos.

Uno de ellos fue Elías Hernández Rivas, padre de Israel, la primer persona identificada de la fosa de Tetelcingo. El señor pidió a los afectados que colaboren con la identificación y se tomen las muestras de ADN.