11 de febrero de 2015 / 02:30 p.m.

Taiwán.- Seis presos tomaron el miércoles de rehenes a varios funcionarios de una prisión, el alcaide (Persona que tiene a su cargo el gobierno de una cárcel) entre ellos, se apoderaron de armas y munición y exigieron que los dejaran salir de la instalación en el sur de Taiwán, dijeron autoridades y medios de prensa locales.

Las autoridades no han aceptado las exigencias de los amotinados, que tenían de rehén al alcaide, Chen Shih-chih, y a otro funcionario, después que se ofrecieron a que los canjearan por otros rehenes que los reos habían tomado anteriormente, informó el Ministerio de Justicia.

Los presos que cumplen largas sentencias por robo, asesinato y delitos de drogas también sacaron de la armería de la prisión cuatro fusiles, seis armas cortas y más de 200 balas, informó el ministerio. Testigos entrevistados por la estación privada de televisión por cable TVBS dijeron que habían escuchado disparos. Otros reportes indicaron que los disparos fueron al aire.

A las pocas horas, la policía había rodeado la prisión en la ciudad portuaria de Kaohsiung, y las autoridades habían pedido a familiares de los amotinados que intercedieran para lograr la liberación de los rehenes.

Los reos exigieron la retirada de la policía y que les entregaran dos vehículos con el tanque lleno de combustible para poder salir del lugar, a cambio de la seguridad de los detenidos, pero el ministerio dijo que se rechazó la solicitud.

Las autoridades identificaron a Cheng Li-teh como el líder del motín. Cheng pertenece a la organización Bamboo, de corte mafioso, y cumple 28 años y medio por homicidio, indicó el Ministerio de Justicia. Los otros cinco cumplen sentencias de entre 25 años y cadena perpetua.

Los presos se fingieron enfermos para atraer la atención de los guardias y tomarlos de rehenes, reportó la oficial Agencia Central de Noticias.

El Ministerio de Justicia dijo que Chen, el alcaide de la prisión, y Wang Shih-tsang, otro funcionario, se ofrecieron como rehenes a cambio de otras personas retenidas anteriormente.

El presidente Ma Ying-jeou pidió a las autoridades mantener la calma y asegurar la integridad de los rehenes, informó Ma Wei-kuo, portavoz de la presidencia.

FOTO: Especial

AP