MULTIMEDIOS DIGITAL
16 de febrero de 2016 / 02:04 p.m.

Monterrey.- De los 223 reos que fueron trasladados del penal del Topo Chico a prisiones federales, 41 están en celdas del Cefereso 9 de Ciudad Juárez, sin embargo, es en el Cereso 3 de esa misma ciudad donde el Papa Francisco realizará una visita mañana, en el último día de su gira por México.

La noche del miércoles 10 de febrero y la madrugada del jueves 11 se registró un motín en el penal más antiguo de Nuevo León; bandas rivales, lideradas por Jorge Iván Hernández Cantú, "El Credo", y Juan Pedro Saldívar Farías, "El Z-27" —ambos del grupo Los Zetas—, se enfrentaron con cuchillos y martillos. El saldo fue de 49 hombres muertos y 12 heridos.

Por lo anterior, el Papa Francisco expresó su pena por la masacre en el centro penitenciario y envió sus más sentidas condolencias a los familiares de los fallecidos.

Federico Lombardi, vocero del Vaticano, aseguró en rueda de prensa que el líder de la Iglesia católica se impresionó por lo ocurrido en Topo Chico.

El mensaje del pasado viernes del Pontífice cobra relevancia, pues durante su visita pastoral se reunirá con presos en Ciudad Juárez, por lo que el tema de las prisiones mexicanas podría continuar en sus homilías.

Desde hace un mes, los reos del penal de Ciudad Juárez realizaron, de manera voluntaria, actividades de restauración en la capilla, la explanada y las banquetas del centro penitenciario, así como la instalación de un domo, donde podrán ser partícipes del evento junto a sus familias.

Juan E. Méndez, relator especial de la ONU sobre Tortura, pidió ayer a las autoridades mexicanas investigar a fondo qué ocurrió en el penal de Topo Chico y dar una explicación a las familias.