22 de febrero de 2014 / 12:02 a.m.

México.- El Instituto Nacional de Migración (INM) rescató a 968 extranjeros de diversas nacionalidades, entre ellos 154 menores de edad, a quienes brindó de manera inmediata alojamiento, alimentos, atención médica y asistencia consular para facilitar el regreso a su país.

A través de un comunicado de prensa, la dependencia mencionó que entre el 10 y el 16 de febrero de este año se efectuaron diversas revisiones migratorias, tanto en tramos carreteros como en autobuses de pasajeros, en las que rescató a 320 guatemaltecos, 410 hondureños y 210 salvadoreños, además de siete estadounidenses, seis nicaragüenses, cinco venezolanos, cuatro cubanos, dos ecuatorianos, dos rumanos, un dominicano y un ciudadano originario de la India.

Del total de migrantes rescatados, 709 son hombres, 105 mujeres y 154 menores de edad, de los cuales 87 viajaban acompañados y 67 lo hacían solos; de estos el INM se mantiene alerta para evitar que sean víctimas de tráfico y trata de personas, así como otro tipo de ilícitos.

Durante las revisiones migratorias realizadas por el INM, los Oficiales de Protección a la Infancia (OPI´s), especialistas en salvaguardar la integridad física y emocional de niñas, niños y adolescentes, acompañaron en todo momento a los menores para corroborar su plena identidad y notificar a las autoridades responsables de su país de origen.

Los infantes quedaron bajo resguardo del Sistema Nacional DIF en los estados para proteger su condición física, emocional y psicológica. En coordinación estrecha con otras autoridades, los OPI´s también notificaron de inmediato a sus padres, familiares o tutores para que conocieran la ubicación de los menores y el estado en que se encontraban.

Tal es el caso de Veracruz, donde se registró el mayor rescate durante la segunda semana de febrero. De las 575 personas que fueron detectadas en situación migratoria irregular, 92 eran menores de edad, de los cuales 46 viajaban acompañados y un número igual iban solos.

En Oaxaca fueron rescatados 137 migrantes en revisiones migratorias realizadas en tramos carreteros, mientras que 15 de ellos se presentaron voluntariamente a la delegación federal del INM.

En tanto, en Puebla fueron rescatados 43 extranjeros, entre los que se encontraban dos mujeres embarazadas a quienes el INM brindó especial atención para garantizar su buen estado de salud.

Por otra parte, en Hidalgo, una familia de venezolanos, conformada por tres menores de edad, un hombre y una mujer que tiene cuatro meses de embarazo, se presentó voluntariamente en la delegación federal del INM para solicitar apoyo para regresar a su país.

Los venezolanos habían permanecido un año de forma irregular en México, luego de ser engañados por un familiar que les había prometido ayuda para lograr su estancia legal en nuestro país.

En el mismo estado, en otra acción diferente, agentes migratorios rescataron a un menor guatemalteco y dos mujeres hondureñas.

Los estados donde el INM realizó verificaciones migratorias son: en Aguascalientes donde rescató a 13 extranjeros; en Chihuahua a 26; en Guerrero a 10; en Nayarit a siete; en Nuevo León a 33; Querétaro a 40; en San Luis Potosí a 30; en Sinaloa a 10; en Tamaulipas a 28; mientras que en Campeche, Coahuila, Colima y Estado de México rescató a dos en cada entidad.

Entre los migrantes rescatados en Tamaulipas se encontraban una embarazada y un invidente de nacionalidad hondureña, a quienes agentes federales del INM brindaron atención especial por su condición de vulnerabilidad.

Las revisiones se realizaron en su mayoría en tramos carreteros y centrales de autobuses y a todos los extranjeros se les inició el procedimiento administrativo correspondiente para determinar su situación migratoria.

En todos los casos, el Instituto Nacional de Migración brindó atención médica y alimentaria a los extranjeros, así como facilidades para comunicarse con sus familiares y autoridades consulares de su país de origen.

El Instituto Nacional de Migración ratifica que en estas acciones y en especial a los grupos vulnerables, se respetaron en todo momento los derechos humanos de los extranjeros, sin importar su nacionalidad ni situación migratoria.

REDACCIÓN