NOTIMEX
9 de mayo de 2016 / 04:21 p.m.

WASHINGTON.- La Casa Blanca se abstuvo hoy de adelantar la corte federal a la que podría ser turnado el narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera luego que un juez federal mexicano dio su opinión favorable para su extradición a los Estados Unidos.

El vocero presidencial Josh Earnest refirió los cuestionamientos al Departamento de Justicia, la dependencia que por años ha venido armando al voluminoso caso criminal en contra del otrora poderoso jefe del cártel de Sinaloa.

“Como resultado de esos cargos, Estados Unidos ha buscado la extradición para llevarlo ante la justicia ante sus cortes, pero eso requiere que el Departamento de Justicia trabaje con el gobierno mexicano, que lo tienen bajo custodia”, dijo el vocero en conferencia de prensa.

Este lunes el Consejo de la Judicatura Federal confirmó que un juez del juzgado tercero de distrito de procesos penales federales con sede en la Ciudad de México, se pronunció de manera favorable sobre la extradición del capo a Estados Unidos.

Con esa opinión, corresponderá ahora a la Secretaria de Relaciones Exteriores (SRE) dar su autorización para el traslado de Guzmán Loera a una corte federal de distrito en Estados Unidos que está por definirse.

Guzmán Loera enfrenta cargos criminales en las cortes federales de distrito de Miami (Florida), Brooklyn (Nueva York), Manhattan (Nueva York), El Paso (Texas), San Diego (California), Chicago (Illinois) y Concord (New Hampshire).

El fin de semana pasado la Secretaría de Gobernación (Segob) dio a conocer el traslado de “El Chapo”, del Penal del Altiplano, en el Estado de México, al Cefereso Número 9 de Ciudad Juárez, en Chihuahua.

Señaló que el traslado se apegó a los derechos humanos del interno y aseguró que informó oportunamente a los distintos jueces de amparo y en materia de procesos penales federales, para la continuación debida de las causas penales y juicios de amparo correspondientes.

En febrero pasado, reportes de prensa adelantaron que Guzmán Loera sería juzgado en una corte federal del condado de Brooklyn, en Nueva York, por ser ahí donde se encuentran archivada las más fuerte de las acusaciones que pesan en su contra.