JORGE MARTÍNEZ | MILENIO Y AP
29 de julio de 2016 / 07:44 a.m.

ESTADO DE MÉXICO.- El fundador del cártel de Guadalajara, Ernesto Fonseca Carrillo, Don Neto, pasó de una celda oscura y húmeda del penal de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco, a una residencia en el Estado de México, valuada en más de 11 millones de pesos.

En esta finca, ubicada en el exclusivo fraccionamiento Valle Escondido del municipio Atizapán de Zaragoza, el capo concluirá los ocho años que le restan de la condena de cuatro décadas por el asesinato del agente de la DEA Enrique Camarena y del piloto mexicano Alfredo Zavala Avelar.

Se trata de una casa blanca de un solo piso, construida en un terreno que supera los 400 metros cuadrados, con un amplio jardín, acabados en madera y cantera, y cochera para cuatro vehículos.

El fraccionamiento está dividido en 480 lotes, donde se asientan residencias cuyo valor aproximado supera los 11 millones de pesos, según consta en el sitio Lamudi.com.mx, dedicado a los bienes raíces.

La entrada monumental está custodiada las 24 horas por elementos de la policía municipal de Atizapán y el monitoreo a través de cámaras de circuito cerrado.

Pero con la llegada del narcotraficante de 80 años la madrugada del jueves, las medidas de seguridad se incrementaron, al menos ayer los automovilistas tenían que abrir sus cajuelas para que los policías pudieran inspeccionar.

Don Neto usa un brazalete electrónico, cuatro policías federales lo vigilan afuera de la casa y un sistema de circuito cerrado fue instalado en el domicilio, el cual comparte con su esposa.

La defensa señaló que una trabajadora social realizará visitas esporádicas para constatar que sigue en el inmueble.

Previo a su llegada se hicieron varias revisiones en la casa, entre ellas, verificar si hay un túnel por el que podría escapar. Ahora, está prohibido el paso a más de 40 metros de distancia de dicho lugar.

Como parte de las medidas de seguridad, las policías estatal y municipal se coordinarán en el patrullaje exterior y reforzarán el ingreso de automovilistas y personas al fraccionamiento.

La presencia de Don Neto impactará a los vecinos, señaló Eduardo González, comisario de Seguridad Pública, y explicó que se tendrá un control más estricto de quién llega, cuánto tiempo se queda y a qué hora se va.

Los visitantes deberán mostrar su identificación, se verificará que vayan al domicilio señalado y no les permitirán que “por ninguna razón” recorran el fraccionamiento.

En el caso de que Fonseca Carrillo tenga una emergencia médica, detalló el comisario, acudirá el Grupo Relámpagos, y de agudizarse, las fuerzas federales tienen medidas listas para trasladarlo a servicio médico y cuentan con aeropuerto para recibir ambulancia aérea.

Aunque se cree que el capo no está en posición de encabezar alguna operación del narcotráfico, si podría dar asesoría o proporcionar conexiones políticas, a los nuevos cárteles, esto lo aseguró un ex jefe de Operaciones Internacionales de la DEA.